Schneider contribuye a la mitigación y adaptación al cambio climático en América del Sur

Polonia fue sede de la Conferencia sobre Cambio Climático y de la 24° Conferencia de las Partes (COP 24) en busca de terminar de definir las directrices para la implementación del Acuerdo de París sobre cambio climático.

América del Sur tiene ventajas importantes para asumir el liderazgo en cuestiones de mitigación del cambio climático. Según The Economist, América Latina es líder mundial en energía limpia, y produce el 53% de su electricidad con fuentes renovables, comparado con un promedio mundial del 22%.

En la actualidad, la energía limpia depende de la energía hidráulica, pero la energía solar y la eólica están creciendo con rapidez, principalmente donde la geografía es adecuada. La producción de energía descentralizada, como las microredes, la producción de biocombustibles y la energía hidráulica a pequeña escala tiene el potencial de promover el desarrollo descentralizado, lo que implica crear oportunidades de negocios para pequeñas empresas, generar más empleos y mejorar la vida de las comunidades de bajos ingresos.

En Schneider piensan que hoy en día, la sostenibilidad y la rentabilidad son tecnológicamente posibles. Además, este enfoque puede ser un factor determinante del crecimiento económico y la inclusión social. Es por eso que la compañía se plantea el desafío de reconsiderar el futuro a fin de alcanzar para 2030 los Objetivos de Desarrollo Sostenible que abarcan el crecimiento económico, la inclusión social y la protección ambiental.

Schneider estima que las tecnologías comerciales para edificios, procesos industriales y producción y distribución de electricidad podrían por sí mismas retrasar la fecha del Día del Exceso Terrestre al menos 21 días.

Además de aumentar la eficiencia de sus operaciones y usar un 80% de electricidad renovable, Schneider Electric tiene el compromiso corporativo de evitar 100 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO₂) emitidas por sus clientes gracias a sus soluciones entre 2018 y 2020. La compañía también está comprometida a promover el acceso a la energía para 50 millones de personas, y a capacitar a 1 millón de personas para 2025.

En América del Sur, esta iniciativa se está llevando a cabo mediante una mayor integración con el cliente, trabajando juntos para que el uso de soluciones digitales contribuya más a la descarbonización de la industria, la infraestructura y las ciudades.

Schneider Electric viene ayudando a sus clientes de América del Sur a implementar diversos proyectos para descarbonizar y promover la producción y el desarrollo sostenibles.

Un ejemplo digno de mención es el MEER (Ministerio de Electricidad y Energía Renovable), en Ecuador, donde Schneider implementó un Sistema avanzado de gestión de la distribución basado en la plataforma EcoStruxure Grid en las 19 empresas eléctricas de distribución del país, lo que benefició a 4,6 millones de clientes con un suministro de energía más confiable y redujo las pérdidas técnicas y las emisiones asociadas, en lo que constituyó uno de los proyectos más grandes de red eléctrica inteligente en el mundo.

Schneider ayudó a más de 50 grandes empresas en América del Sur a reducir la huella de carbono en sus plantas industriales, infraestructura, distribución de energía y plantas de tratamiento de agua potable y aguas residuales.

Para lograr ciudades más descarbonizadas y sostenibles, Schneider implementó proyectos de automatización de edificios y monitoreo remoto de energía para miles de establecimientos.

La compañía también contribuye a la adaptación al clima y al desarrollo sostenible de las personas vulnerables promoviendo el acceso a energía renovable y confiable para aproximadamente 32 mil personas, y el acceso a la formación profesional para más de 43 mil personas.

La creciente cartera de servicios comerciales de Schneider también ayuda a las compañías a contar con maneras más viables de mejorar su rendimiento energético en América del Sur, con atención especial a los establecimientos de misión crítica, tales como hospitales y centros de datos.