Pampa Energía vendió a Raizen su terminal de Dock Sud

La operación se concretó por un monto de u$s 20.800 millones.

Raízen Argentina, licenciataria de la marca Shell en el país, adquirió la totalidad de los activos que Pampa Energía tiene en Dock Sud por un monto de US$ 20.800 millones. La operación permitirá a la compañía ampliar 30% su capacidad de almacenamiento de productos y 25% la superficie de su refinería.

Las instalaciones, con una superficie de 30 hectáreas, se componen de 43 tanques con una capacidad nominal de 228.000 m3 de producto para petróleo crudo, gasoil, naftas, biocombustibles, bases para lubricantes y aditivos. También cuenta con ocho galpones de almacenamiento y 4 islas de carga de camiones con una capacidad de despacho diario de 4.000 m3, según explicó este mediodía la compañía.

“Estos activos son estratégicos, ya que permitirán optimizar la logística del petróleo crudo liviano para su procesamiento, la recepción de importaciones de diversos productos de nuestro portafolio, y desarrollar, a su vez, potenciales oportunidades de nuevos negocios”, afirmó Teofilo Lacroze, presidente de Raízen Argentina.

El directivo agregó que la operación “es una clara señal de confianza hacia el país y de fortalecimiento de nuestra participación en el mercado de la refinación”. La compra se enmarca dentro de un plan de inversiones que la Compañía está ejecutando para mejorar procesos de calidad de productos y de servicios.

La operación incluyó la Refinería de Buenos Aires, en Dock Sud, la planta de Lubricantes en el barrio de Barracas, la red de estaciones de servicio que supera las 660 bocas de expendio, los negocios de LPG, combustibles marítimos y de aviación, asfaltos, químicos, y actividades de suministro y distribución en el país.

En tanto, en una nota enviada a la Bolsa de Comercio, Pampa Energía precisó que el precio pactado fue de US$ 19.500 millones más US$ 1.393 millones en concepto de “productos” de la terminal, valor sujeto a ajustes y a condiciones usuales en este tipo de transacciones.

La venta de la refinería, al igual que anteriores desinversiones, “se encuentra en línea con la estrategia de la sociedad de focalizar sus inversiones y recursos humanos tanto en la expansión de la capacidad instalada para la generación de energía eléctrica, como en la exploración y producción de gas natural”, explicó la empresa.

En línea con lo mencionado, Pampa pondrá “especial foco en el desarrollo y la explotación de nuestras reservas de gas no convencional (shale y tight gas)”, y por otra parte continuará invirtiendo “en el desarrollo de nuestras concesiones de servicio público”.