Vaca Muerta: las petroleras invertirán u$s 5.343 millones en 2019

Las operadoras con base en la Cuenca Neuquina desembolsarán u$s5.343 millones en 2019, siempre apostando al desarrollo de áreas en la formación Vaca Muerta. Es un 28% más que lo invertido el año pasado, indica un informe de La Mañana de Neuquén.

La mayoría de las inversiones estarán direccionadas a producir petróleo (shale oil), según la información que se desprende del mapa de operaciones que todos los años las compañías le presentan al ministerio de Energía de la Provincia.

El precio del gas, que en abril llegó a comercializarse a u$s 2 por millón de BTU, la demanda en caída por la menor actividad económica, bajas estacionales del consumo, y el subsidio de la resolución 46 con cambio de reglas, sin duda incidieron en la mesa de decisiones de las petroleras. A esto se suma el cuello de botella en el transporte de gas, durante los meses de mayor demanda.

Solamente Pluspetrol en el área La Calera, donde tiene un plan de desarrollo que en su mejor momento abarcará 183 pozos, apostará más fuerte al gas. Tecpetrol, en Fortín de Piedra, donde invirtió 1800 millones de dólares en dos años, en el mejor de los casos, mantendría su producción en torno a los 15 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d), último registro oficializado por la empresa, luego de llegar a los 18MMm3/d antes de la caída del subsidio.

En ese escenario el crudo ofrece la mejor alternativa de inversión, algo que se conjuga con un mayor conocimiento de las áreas. Es la suma de experiencia y tecnología en las perforaciones con horizonte en Vaca Muerta.

Parte de la aceleración del crudo se verá en los tres desarrollos masivos anunciados por Shell (Coirón Amargo Sur Oeste, Cruz de Lorena y Sierras Blancas).

YPF con Bandurria Sur y la fase dos del desarrollo de Loma Campana (50000 barriles diarios a finales de 2019), aportarán otro tanto. La empresa nacionalizada triplicará su capacidad de procesamiento de petróleo con obras que comienza este año.

La empresa controlada por el Estado nacional prevé direccionar en 2019 el 82% de sus inversiones al shale en la Cuenca Neuquina. El resto se repartirá entre sus pozos convencionales, con un ambicioso proyecto de recuperación secundaria y terciaria que le permitirá extraer más hidrocarburos en viejos campos.