La producción de Vaca Muerta “sólo podría tener como destino mercados internacionales”

El Instituto Argentina de Energía (IAE) publicó su informe “Agenda Energética 2019. Políticas de Estado para el crecimiento en el sector energético”. El documento analiza los proyectos relacionados con la economía de hidrocarburos, energías renovables, energía nuclear y generación eléctrica. Según el IAE, el desarrollo de los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta serían más productivos a través del petroleo por sobre el gas, y podría significar exportaciones por $20.000 millones de dolares anuales en un mediano plazo.

Fue elaborado por un grupo de especialistas pertenecientes al IAE Mosconi convocado por la Comisión Directiva del Instituto para realizar un análisis de la situación del sector energético, y de esta manera fijar la posición de la institución para aplicar políticas de Estado que generen un consenso entre la sociedad, la comunidad energética y las autoridades, y así contribuir al crecimiento del país.

El documento indica que en un informe de la Energy Information Administration de los Estados Unidos, se reveló que nuestro país alberga recursos de petróleo no convencional técnicamente recuperables por 27 mil millones de barriles (27 Gb), siendo el cuarto en el mundo detrás de Rusia, Estados Unidos y China.

La IAE expresa que: “transformar estos recursos en reservas probadas y ponerlos en valor haría de la Argentina una nueva potencia petrolera de alcance mundial, con todo lo que ello implica en impactos económicos, sociales, políticos y ambientales” y agrega: “Semejante producción solo podría tener como destino los mercados internacionales”.

En cambio, desde el IAE señalan que “el acceso del gas natural al mercado internacional es más difícil, ya que se prevé en los próximos años el ingreso de importantes capacidades de licuefacción (Australia, Rusia, Estados Unidos con su shale gas)”.

Desarrollar los yacimientos de hidrocarburos no convencionales en la Argentina presenta como desafío lograr que la industria sea competitiva y sea capaz de llegar a los mercados internacionales. Esto permitirá una “importante” masa de recursos a la economía nacional, en particular adecuados flujos de fondos para que las empresas petroleras desarrollen sus operaciones de explotación, mejoren sus indicadores de competitividad y contribuyan al desarrollo de la producción de shale gas para el mercado interno.