Argentina, en la Cumbre Global del EITI en París

La Argentina participa en París de la Conferencia Global de la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI), una organización a la que se sumó como miembro y que tiene como principal eje la divulgación sistemática de datos vinculados a la actividad minera, petrolera y de gas.

La secretaria de Política Minera, Carolina Sánchez, quien encabeza la delegación argentina, señaló a Télam los ejes de la reunión: “abordará en particular la divulgación sistemática de datos que inscribe en la iniciativa internacional de gobierno abierto, para dar a conocer a la sociedad, a los inversores e interesados, la información de gestión”.

“El caso de la información minera está vinculado con los proyectos, la información de base ambiental, los flujos de inversión y los pagos y contribuciones que hacen las empresas a los estados, y cómo vuelven en inversiones de desarrollo”, agregó la secretaria del Ministerio de Producción y Trabajo.

Con la unión de Argentina al EITI, el gobierno se comprometió a garantizar la divulgación íntegra de información en la cadena de valor de las industrias extractivas, desde la manera en la que se otorgan los derechos de extracción hasta la trayectoria de los ingresos en el gobierno. Argentina tiene la obligación de publicar su primer Informe EITI en un plazo de 18 meses tras convertirse en país candidato, es decir agosto de 2020.

Sánchez resaltó que su secretaría asumió el compromiso de impulsar el sistema integrado de información minera -Centro de Información Minera Argentina, CIMA-, “una construcción a nivel nacional hacia la apertura de datos y la transparencia en la gestión de gobierno que hace mejorar la confianza social y el ecosistema de inversión en el país”.

Sobre las transformaciones que pueda demanda la adhesión al EITI, la funcionaria aseguró que “no hay reformas por hacer sino una implementación adaptada a un país de arreglo federal y que demanda muchas tareas de coordinación nación-provincia y de interoperabilidad de sistemas”.

Tras admitir que “la minería aún tiene fuerte resistencia” en algunos sectores sociales, Sánchez aseguró que “si no hay participación temprana y conocimiento de las oportunidades de desarrollo, un proyecto no va a ocurrir seguramente si no inicia con un diálogo social”.

“Esa es una experiencia muy extendida en Latinoamérica, región que tiene un montón de proyectos importantes parados porque la sociedad no sabe de qué se trata o se enteró de una manera que ya formó un prejuicio irreversible”, aseveró.

La convocatoria del EITI destaca la importancia de la transparencia del impacto de las industrias del petróleo, el gas y la minería en momentos en que “la percepción de la falta de progreso en la lucha contra la corrupción, la evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos está contribuyendo al aumento del populismo y el nacionalismo económico”.