La producción de crudo de EEUU tendrá en 2020 un declive mayor al previsto

El descenso de 910.000 barriles de petróleo por día en 2020 a 11,34 millones de bpd lo que significaría un baja mayor al previsto anteriormente de 860.000 bpd.

La Administración de Información de Energía informó que la producción de crudo de Estados Unidos tendría un descenso de 910.000 barriles de petróleo por día (bpd) en 2020 a 11,34 millones de bpd lo que significa un declive mayor al previsto anteriormente de 860.000 bpd.

El organismo también redujo su pronóstico de crecimiento de la demanda mundial de crudo pasado de 110.000 bpd hasta los 5,78 millones de bpd.

En su reporte mensual, la EIA rebajó su previsión para el crecimiento de la demanda mundial en 2020 en 240.000 bpd, a 8,85 millones de bpd.

Hay que recordar que la OPEP+ ya había informado que recortaría la producción en 7,2 millones de bpd, o el 7% de la demanda mundial a partir de enero, lo que se compara con un recorte actual de 7,7 millones de bpd.

Los recortes se están aplicando para hacer frente a la débil demanda de petróleo en medio de una segunda ola de coronavirus.

Antes se esperaba que la OPEP+ extendiera los recortes actuales al menos hasta marzo.

Pero después de que las esperanzas de una rápida aprobación de las vacunas para el coronavirus provocó una subida del precio del petróleo a finales de noviembre, varios productores empezaron a cuestionar la necesidad de mantener un control tan estricto de la política petrolera, como propugnaba el líder de la OPEP, Arabia Saudita.

El viceprimer ministro ruso Alexander Novak dijo que el grupo se reunirá cada mes para decidir las políticas de producción después de enero con incrementos mensuales que no excedan los 500.000 bpd.

“Esta es una buena decisión ya que nos permite detenernos y hacer una pausa y revisar lo que hay que hacer para no dañar el mercado”, dijo Novak.

La OPEP+ tiene que encontrar un delicado equilibrio entre subir los precios del crudo lo suficiente como para ayudar a los presupuestos de sus miembros, pero no tanto como para que la producción de sus rivales estadounidenses aumente. La extracción de petróleo de esquisto de Estados Unidos tiende a subir cuando el precio supera los 50 dólares por barril.

Las reuniones mensuales de la OPEP+ harán que los movimientos de los precios sean más volátiles y complicarán la cobertura de los productores de petróleo de Estados Unidos.