El petróleo cerró el 2020 con pérdidas entre 21% y 26%

Antes de la pandemia, una guerra de precios entre los gigantes petroleros Arabia Saudita y Rusia, puso los precios del crudo en un piso histórico.

El barril de petróleo cerró el año con una pérdida considerable debido a la guerra de precios que envolvió a los países productores de hidrocarburos y como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 que debilitó la demanda mundial.

El precio de la variedad WTI se mantuvo en equilibrio para cerrar en 48,40 dólares por barril y totalizar una pérdida anual de 21%, mientras que el tipo Brent subió 0,3% en esta jornada y perdió 26% durante 2020, al concluir en 51,80 dólares.

Durante este año, los precios tocaron mínimos en abril cuando la demanda de combustible colapsó debido a los confinamientos dispuestos por la pandemia de Covid-19.

La producción de petróleo cayó 442.000 barriles por día a 10,42 millones de bpd en octubre, el último mes para el que se disponía de datos. Las pérdidas fueron lideradas por caídas en la costa del Golfo de México de Estados Unidos, según el informe de la Administración de Información de Energía.

Antes de la pandemia, una guerra de precios entre los gigantes petroleros Arabia Saudita y Rusia, puso los precios del crudo en un piso histórico.

Aunque los precios han subido en los últimos dos meses, los bloqueos adicionales han pesado nuevamente sobre la demanda de combustible y una nueva variante altamente infecciosa del virus ha generado alarmas.

Se espera que el lanzamiento de vacunas para combatir el virus y el apoyo fiscal por varios billones de dólares impulsaran la inversión y el gasto en 2021.

Sin embargo, la demora en la distribución de las vacunas y la definitiva homologación y autorización de la inoculación, está provocando que muchos gobiernos estudien la posibilidad de nuevos confinamientos y restricciones a la circulación.

Al mismo tiempo, el mercado centró su atención en la próxima reunión que mantendrán los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, incluida Rusia, un grupo conocido como OPEP + que planea debatir el aumento de la producción de crudo a partir de febrero.