Chubut: cayó sesión extraordinaria y se dilata puja por aprobar la minería

El proyecto es impulsado por el gobernador Mariano Arcioni y tiene el guiño de Alberto Fernández. Giro de dos diputados dejó al mandatario sin los votos necesarios.

El debate por el proyecto de ley de zonificación minera que abre paso a la explotación a cielo abierto en Chubut, prohibida desde 2003, sigue generando movimientos internos. Y a pocas horas de iniciar la discusión en la Legislatura, ayer se resolvió por unanimidad pasar a un cuarto intermedio y postergar, aún sin fecha, la sesión extraordinaria prevista para hoy.

Los motivos son varios y pese a que la salida más elegante tiene que ver con las modificaciones de último momento que acercaron algunos diputados, las presiones políticas y sociales son cada más fuertes. La discusión tiene larga data. Y, a la vez, expone diferencias internas en todos los bloques. Los legisladores tienen dos grandes condicionamientos a la hora de votar: la postura de sus agrupaciones políticas y su lugar de procedencia (cordillera-meseta).

Penden mientras tanto inversiones clave como el Proyecto Navidad, que involucra fondos por entre mil millones de dólares y 1.300 millones de dólares, de la canadiense Pan American Silver y con foco en la extracción de plata.

Tanto los movimientos a favor como aquellos que están en contra de la minería provocaron en los últimos meses distintas manifestaciones, algunas de las cuales terminaron en hechos violentos. Bajo ese marco, los 27 diputados que tienen en su voto la posibilidad o no de convertir en ley un proyecto que, desde 2003 a la fecha, no se debatió, viven las horas previas a cualquier tipo de reunión relacionada con el tema con los frentes de sus casos tomados por militantes.

Pero las presiones no sólo son sociales. La política también juega su partida. El proyecto cuenta con el aval del presidente Alberto Fernández, la carta principal con la que el gobernador Mariano Arcioni creyó que ya podría lograr la unidad de una gran parte del peronismo en favor de la iniciativa. Sin embargo, pese a diferentes reuniones que mantuvieron las autoridades locales del PJ con el mandatario nacional, la postura no cambia. Y, con las elecciones como norte, hay un sector del justicialismo que no quiere pronunciarse en favor de una ley antipática.

Con 27 diputados en juego, Arcioni necesita la mitad más uno para lograr la aprobación. Hasta ayer al mediodía, los tenía. En concreto eran 15 los legisladores que habían adelantado la positiva.

Pero algo cambió. “Un intendente llamó a dos diputados propios que estaban a favor y los presionó muy fuerte para que cambien su voto”, le dijeron a este diario fuentes del oficialismo. Los cañones apuntan a Adrián Maderna, el jefe comunal de Trelew, quien viene militando por la negativa y tiene un enfrentamiento político con el gobernador, con quien comparte el espacio Chubut al Frente pero que en la Legislatura armó un interbloque con los legisladores propios y los que responden al vicegobernador Ricardo Sastre.

Y es que, más allá de las diferencias políticas que también existen entre el gobernador y su vice, el exintendente de Puerto Madryn, y el actual (su hermano Gustavo), tienen a su tropa asegurada por la positiva por su buena relación con Alberto Fernández.

Pero las discrepancias no sólo existen en el oficialismo provincial: la oposición no peronista se quebró luego de las diferencias exhibidas entre los dos integrantes del radicalismo y el representante del PRO, que ya adelantó que votará por el sí, acompañando a la provincia.

Pese a la prohibición de la explotación minera a cielo abierto que rige bajo la Ley 5001 desde 2003, en Chubut nunca se avanzó con la zonificación para establecer cuáles podrían ser los puntos donde la actividad podría funcionar. La diferencia social tiene un claro anclaje en lo laboral. Y es ahí donde los departamentos de la meseta, los menos poblados, ven una oportunidad productiva. Mientras que desde la cordillera no quieren saber nada al respecto.

“Hace tres días que venimos trabajando el proyecto y hubo diputados que hicieron varios intentos de modificaciones. Por supuesto que lo mejor es estudiarlos para poder tener la mejor ley posible. A raíz de esto, solicité que la sesión quede trunca y tuvo el acompañamiento de todos”, sostuvo el presidente de la Comisión de Receso, Roddy Ingram.