“El canje de YPF alivia la liquidez y reduce los pagos del servicio de la deuda”

La calificadora de riesgo Moody’s consideró que el nivel de canje de deuda que cerró la empresa de mayoría estatal resultó “positivo” desde el punto de vista crediticio.

De esa forma, la empresa podrá aliviar su limitada liquidez y reducir sus pagos del servicio de la deuda en alrededor de 577 millones de dólares para 2021-22.

La petrolera anunció que alrededor del 31,8% de los tenedores de bonos participaron en su oferta de canje de bonos por 6.600 millones de dólares, incluido el 59,8% de los pagarés por 412 millones de dólares de 2021.

En el informe difundido por la calificadora aclaró que “a pesar del cambio y los vencimientos más bajos en los próximos 12 meses, los riesgos de refinanciamiento de YPF persistirán hasta mediados y finales de 2022 en medio de las difíciles condiciones financieras de Argentina“. “El intercambio es positivo desde el punto de vista crediticio para la compañía petrolera nacional de Argentina (Ca estable), aliviando su limitada liquidez y reduciendo sus pagos del servicio de la deuda en alrededor de 577 millones de dólares para 2021-22”, comunicó.

“Los menores vencimientos en 2021-22 debido a la oferta de canje mitigan los riesgos de refinanciamiento de la empresa en el contexto de los mercados internacionales de bonos prácticamente cerrados a los emisores argentinos”, agregó Moody’s.

También se precisó que debido al canje, las obligaciones del servicio de la deuda de los bonos internacionales en 2021 y 2022 disminuyen a 1.300 millones de dólares (incluida una consideración anticipada en efectivo de 101 millones de dólares), un 30% menos que los 1.900 millones de dólares antes del canje.

El canje cumplió con el requisito del BCRA de que las empresas refinancian al menos el 60% de sus vencimientos hasta el 31 de marzo de 2021 durante al menos un promedio de dos años. “Así, el BCRA ha otorgado a YPF acceso al mercado cambiario para pagar los 166 millones de dólares restantes de capital de los pagarés de 2021 que no fueron canjeados, aclaró Moodys al señalar que la transacción, sin embargo, “no alcanzó los requisitos de la solicitud de consentimiento para despojar a ciertos convenios de los bonos existentes, como la definición de eventos de incumplimiento”.

A su vez, subrayó que la liquidez mejorada “apoyará a la compañía petrolera en su plan de inversión de 2.700 millones de dólares para 2021, que está por encima de su plan de gastos de 1.600 millones de dólares para 2020 pero aún muy por debajo de su desembolso de 3.600 millones de dólares en 2019″. El nuevo plan de inversión tiene como objetivo estabilizar la producción de petróleo y gas en 2021 después de una disminución del 10% en 2020. Las ventas y la liquidez de YPF se deterioraron en 2020 debido a que la demanda local de combustible y los precios en dólares disminuyeron en medio del bloqueo relacionado con el coronavirus y la agitación y volatilidad económica del país.

Finalmente, la calificadora advirtió que “a pesar de la caída en los vencimientos para 2021 y 2022, YPF aún enfrenta riesgos de refinanciamiento a corto plazo bajo el nuevo calendario de deuda en medio de las difíciles condiciones financieras de Argentina“. Así, en 2021 deberá pagar 304 millones de dólares de gastos por intereses y 209 millones de dólares en amortizaciones de bonos internacionales, además del Pago anticipado en efectivo de 101 millones de dólares para el canje de notas de 2021. En 2022, sus pagos aumentarán a 715 millones de dólares, incluidos 345 millones de dólares amortizados de los pagarés de 2024 y 2025 y 370 millones de dólares de gastos por intereses.