Empresas internacionales sin sede en Arabia Saudita aún pueden trabajar con el sector privado

La medida comenzará a regir a partir del 2024 y las compañías tendrán que tener un contacto gubernamental.

La decisión de Arabia Saudita de dejar de contratar empresas e instituciones comerciales con sedes regionales no ubicadas en el Reino a partir de 2024 se aplicará solo a los contratos ofrecidos por el gobierno saudí.

“Si una empresa se niega a trasladar su sede a Arabia Saudita, es absolutamente su derecho y seguirán teniendo la libertad de trabajar con el sector privado en Arabia Saudita, pero siempre que esté relacionado con los contratos gubernamentales, tendrán tener su sede regional aquí”, dijo Mohammed al-Jadaan.

Agregó que la decisión apunta a expandir la pequeña parte de las sedes regionales en la economía más grande de la región y ayudar al gobierno a impulsar la creación de empleos para los jóvenes saudíes y atraer inversión extranjera para diversificar su economía dependiente del petróleo.