YPF interesada en la renovación de concesiones de sur de Malargüe

La empresa busca ampliar sus trabajos en la parte mendocina de la Cuenca Neuquina. Implicará proyectos de reconversión a inyectores y abandono de pozos.

YPF está interesada en la renovación de concesiones en el extremo sur de Malargüe, que corresponde a la Cuenca Neuquina, con trabajos que implican workover a pozos productores e inyectores, reconversión a inyectores y abandono de pozos. Así quedó establecido en la visita que realizaron funcionarios mendocinos a los proyectos petroleros en la región.

“Venir a los yacimientos y conocer el detalle las operaciones que llevan adelante las empresas nos sirve para desarrollar medidas que impulsen la producción. En el Gobierno creemos que empujar la inversión es un beneficio para la creación de trabajo y también para la dinámica de la economía provincial”, afirmó el titular de la cartera de Economía y Energía, Enrique Vaquié, tras reunirse con el vicepresidente de upstream de YPF, Gustavo Astié.

El ministro de Economía estuvo acompañado por su par de Haciendas y Finanzas, Lisandro Nieri; el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, el director de Hidrocarburos, Estanislao Schilardi, y el presidente de la Empresa Mendocina de Energía, Pablo Magistocchi, los ministros se interiorizaron en las inversiones que se pondrán en marcha en Calmuco y en la llamada Cuenca Neuquina, operados por la Empresa Mendocina de Energía e YPF respectivamente.

Hay que recordar que Calmuco, un yacimiento alejado de la ciudad cabecera de Malargüe, estaba abandonado desde 1994. Gracias a la gestión de Emesa, se reactivó en 2020 y hoy extrae gas que se licua en el lugar para obtener gas natural licuado (GNL) y que se transporta por un gasoducto virtual, es decir que no necesita infraestructura, porque funciona con camiones propulsados por el mismo combustible.

Esta innovadora tecnología ahorra 50% en costos, emite menos gases de efecto invernadero y optimiza el transporte, conectando puntos extremos del territorio provincial en los cuales no existe infraestructura (gasoductos).

Gracias al programa Mendoza Activa Hidrocarburos, Emesa inyectará en la zona inversiones por 185 millones de pesos, que implicarían la reactivación de otros 11 pozos, con operaciones que incluyen gasíferos e instalaciones de superficie.

Por su parte, YPF presentó proyectos que implican una inversión de 897,4 millones de pesos, algunos de las cuales se ubican en el valle del río Grande (Malargüe). Además, la empresa está interesada en la renovación de concesiones en el extremo sur del departamento, en la llamada Cuenca Neuquina, con trabajos que implican workover a pozos productores e inyectores, reconversión a inyectores y abandono de pozos.