Las plataformas petrolíferas marinas de Noruega introducen robots autónomos

Taurob y Equinor utilizarán robots para realizar tareas de inspección y mantenimiento de rutina en instalaciones en alta mar.

Taurob comenzó a desarrollar robótica aplicada a la seguridad humana, particularmente en situaciones de respuesta de emergencia, hace 11 años. La seguridad también es el principal impulsor del dominio de la energía para ingresar a la robótica. El “Taurob Inspector” de última generación es el resultado de una intensa colaboración de dos años entre Taurob, el gigante energético francés Total y la OGTC del Reino Unido.

Total fue la primera empresa de energía en implementar la inspección robótica en su planta en las Islas Shetland del Mar del Norte. Matthias Biegl, director gerente y cofundador de Taurob, enfatiza el enfoque de su compañía en la seguridad: “Nuestro objetivo es generar confianza con los operadores y aumentar la aceptación en el sitio. Pasar por procedimientos de certificación exhaustivos con los clientes y sus departamentos de HSEQ y Eléctrico es tan importante como el proceso de desarrollo en sí mismo”.

Equinor decidió en 2019 unirse a Total, OGTC y Taurob en el Proyecto de Industria Conjunta ARGOS para desarrollar un robot completamente nuevo, capaz de realizar operaciones de manipulación autónomas. “Esperamos que el resultado sea un robot robusto y confiable, con intervalos de mantenimiento de hasta solo una vez al año; ideal para instalaciones normalmente no tripuladas (NUF) donde la intervención humana es rara. Como un robot llamado ‘Work Class’, interactuará físicamente con la instalación”, dice Biegl. Las primeras pruebas se realizarán este año.