En la Cuenca Noroeste quieren recuperar unos 200 pozos someros

El Sindicato de Trabajadores de la Indutrialización de Gas y Petróleo de Salta y Jujuy convocó a los intendentes Isidro Ruarte (Mosconi), Alfredo Darouiche (Aguaray) y Eduardo Leavy (Tartagal) para conformar una mesa común que impulse y reflote, pero en forma definitiva, la reactivación de pozos someros o “petisos”, como se los menciona en la jerga de los petroleros, que fueron perforados durante las operaciones de YPF y que quedaron abandonados en el departamento San Martín.

Estos yacimientos de baja productividad despertaban inquietudes en las autoridades por la posibilidad de reflotarlos. Según publica El Tribuno, el sindicato petrolero, los intendentes y los legisladores provinciales pretenden que se aplique una ley nacional que contemple estos pozos, que fueron perforazos algunos hace más de 50 años y que siguen produciendo en forma espontánea, para intervenirlos adecuadamente, hacer lo que técnicamente se denomina abandono de pozos y darle una utilización al petróleo que bien puede abastecer a las localidades de la zona y generar puestos de trabajo genuino.

La mayor preocupación entre los intendentes norteños comenzó a generarse luego de un trascendido que dio cuenta de que -tal como también lo anticipó El Tribuno hace algunos años- la puesta a punto de la planta de procesamiento del Gran Chaco (Yacuiba, Bolivia), que en el 2015 inauguró el presidente boliviano Evo Morales, podría dejar a la Argentina sin el gas que se procesa en la Destilería de Campo Durán.

Sin esa materia prima para procesar, la primera consecuencia directa, de darse ese hipotético y temido escenario, sería la suspensión de decenas de operarios de alta calificación del complejo que tiene la empresa Refinor en Campo Duran, en las cercanías de Aguaray.

Antes que eso suceda, los trabajadores y dirigentes petroleros, los intendentes y los legisladores norteños quieren anticiparse a un escenario de desastre. Por eso ven en la operación de los pozos someros una opción que puede ser muy válida en materia de generación de fuentes de empleo.

Sebastián Barrios, secretario general de los Petroleros Privados de Salta y Jujuy, luego de la reunión con tres intendentes de municipios productores de gas y petróleo de la provincia de Salta, explicó: “como en toda iniciativa y para plantearla con más firmeza, se necesita el apoyo político y qué mejor que sean los intendentes los que la impulsen, porque se trata de generar empleos”.

“Para ser precisos, estamos hablando de los yacimientos de baja productividad que están ubicados en mayor número de pozos en el municipio de Mosconi (Vespucio) pero también en Aguaray (Campo Durán) y Tartagal. Son unos 350 pozos, 200 de los cuáles fueron perforados por YPF y el resto que se encuentran en áreas adjudicadas, como las que tienen Tecpetrol o Pan American Energy”, precisó el dirigente gremial.

Barrios explicó: “El tema del que hablamos ahora y que se analiza desde hace varios años en la zona, no es una idea alocada, sino que está contemplada en una ley nacional que hace referencia a este tipo de pozos someros y que establece una serie de procedimientos en materia de lo que técnicamente se denomina abandono de pozos”.

“La idea consiste en la limpieza de mismos. En esa etapa el pozo puede manifestarse, en cuyo caso y según la ley nacional vigente, deben ser operados y administrados por pymes locales o por los mismos municipios. En caso de que no se manifiesten, se debe hacer un tapón de abandono de manera definitiva y cumpliendo con todas las especificaciones técnicas y ambientales”, detalló. Pero a la provincia de Salta le falta una ley referida a ese procedimiento y por ese motivo Barrios y los intendentes consideran que “es el momento justo para que los legisladores por San Martín presenten un proyecto e impulsen entre sus pares de la Legislatura su pronta sanción”, dijo Barrios.

El dirigente sindical agregó: “Para el segundo encuentro previsto para esta semana serán convocados los diputados por San Martín para que entiendan de lo que estamos hablando y de lo que una iniciativa de este tipo podría generar en la zona. Solo para llegar a esos yacimientos que fueron abandonados se necesitan caminos, personal calificado, empresas locales de servicios y a los obreros en su conjunto”.