Accidentes industriales y costos ocultos asociados: una razón más para invertir en seguridad

Te puede interesar...

Por Mariano Focaraccio. CEO de Drixit Technologies.

La seguridad de los trabajadores ha sido siempre uno de los principales focos de trabajo (y preocupación) de las empresas industriales. A pesar de que históricamente se ha realizado un gran avance, queda todavía un camino para recorrer.

A lo largo de los años se fueron incorporando distintas facilidades como los elementos de protección personal (EPP), de uso obligatorio en la industria, entre los que se incluyen cascos, botas y anteojos, por ejemplo. Cada industria cuenta con EPPs propios según su operación específica, además de indicaciones variadas y reglas de seguridad diseñadas ad hoc para cada proceso.

Sin embargo, cada día continúan falleciendo personas como consecuencia de accidentes laborales. De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo, hay más de 2,78 millones de muertes al año y 374 millones de lesiones no mortales. Esto no sucede únicamente en plantas industriales, pero las manufactureras, empresas de construcción, energía y minería suelen estar entre las industrias con más accidentes.

El principal problema de la falta de inversión y digitalización en materia de seguridad es la posible pérdida de vidas humanas. En estos casos, al igual que en las lesiones por trabajo, existen costos directos asumidos por el seguro y las ART, pero también aparecen una gran cantidad de costos indirectos asociados, que las empresas muchas veces no tienen en cuenta a la hora de evaluar en términos económicos la inversión en seguridad.

Según un estudio realizado por la Universidad de Pretoria, se estima que por cada 1 dólar de costo directo hay 6,75 dólares de costo indirecto. En un contexto donde hay más de 2,78 millones de muertes al año y 374 millones de lesiones no mortales, esto se traduce en un impacto significativo en la operación de las empresas, que pierden frente a cada accidente no solo dinero sino horas hombre trabajadas.

Según la Organización Mundial del Trabajo, “el coste humano de esta adversidad diaria es enorme y la carga económica de las malas prácticas de seguridad y salud en el trabajo se estima en un 3,94% del Producto Interior Bruto mundial cada año”. Esto se traduce en millones de dólares y horas perdidas por año a nivel mundial.

Si bien la falta de inversión en seguridad impacta de forma distinta a cada empresa, dependiendo de la cantidad de empleados y la naturaleza del trabajo realizado, ninguna está exenta de los accidentes y los costos indirectos asociados. En momentos así cobra especial relevancia la inversión estratégica en tecnología, así como el consecuente retorno que puede significar para la compañía.

Los EPP tradicionales y la estandarización de las reglas de oro de seguridad fueron de las primeras medidas tomadas para incrementar la seguridad en las plantas. Hoy en día, esos mismos procesos pueden ser automatizados a través de EPP digitales, que cuentan con tecnología de punta para aumentar la seguridad de los empleados.

Algunas de estas tecnologías, como el RFID, Internet de la Cosas, GPS, Glonass o UWB, permiten una infinidad de funcionalidades para mantener protegidos a los operarios: detectan y notifican trabajo en altura, golpes y caídas; envían alertas frente a distancias riesgosas; poseen botón antipático para una asistencia rápida; permiten automatizar los procesos de evacuación, para la puesta a salvo eficiente de los operarios; entre tantos otros beneficios.

La digitalización llegó para revolucionar a todas las industrias. Es momento de evaluar entonces si, habiendo tecnología disponible, es preciso saldar una deuda pendiente con los trabajadores industriales y su seguridad, obteniendo además grandes beneficios económicos en el proceso.

Más articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Argentina Covid-19
5,325,560
Total de casos confirmados
Updated on 28 November, 2021 7:13 am

Ultimos artículos