Solo el 10% de los puestos en oil and gas son ocupados por mujeres

  1. Según un informe de consultoras privadas, sólo el 10% de los puestos en las petroleras del país están ocupados por mujeres. Los prejuicios sobre su falta de adaptación al diagrama laboral son el principal obstáculo para garantizar su inserción en el sector.

Aunque algunas empresas petroleras se adaptaron a la presencia de mujeres en los yacimientos y hasta instalaron tráileres especiales para alojarlas, la industria de oil and gas continua siendo un campo casi exclusivo de los hombres. Un informe del World Petroleum Council y The Boston Consulting Group, citado por El Cronista, cuenta que menos del 10% de los puestos en las petroleras del país están ocupados por mujeres.

Según informó La Mañana de Neuquén, los datos coinciden con los registros del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, donde un 10% de los afiliados son del género femenino. Para los especialistas en recursos humanos, la cifra responde, en muchos casos, a los prejuicios de las operadoras, pero no a la falta de capacidad de las mujeres interesadas en el rubro.

“Hay una brecha cultural corporativa”, aseveró Ezequiel Sánchez Salas, de la consultora que lleva su apellido. Según explicó, se observa una diferencia en la inserción laboral de la mujer con respecto al tipo de tarea: “En los puestos de oficina se nota más la participación femenina, pero en las tareas que requieren desplazamiento son contadas las mujeres”, aseguró.

Jimena Remón, directora regional de Patagonia y Cuyo de la consultora Adecco, coincidió en que las mujeres se insertan en puestos de oficina. Sin embargo, señaló que existe un prejuicio de los que contratan y que impide que lleguen a puestos en el campo. “Piensan que no se pueden adaptar al diagrama de 14 por 7, cuando hay mujeres dispuestas a hacerlo”, sostuvo.

Para muchos, las responsabilidades familiares que tradicionalmente recaen en la mujer le impiden ausentarse del hogar por 14 días consecutivos, mientras que el hombre sí tiene permitido hacerlo. “Trabajar en el campo cuando uno tiene hijos debería reconsiderarse no sólo por las mujeres sino también por los hombres”, aclaró Marina Sepúlveda, una trabajadora del sector.

Las características que se consideran intrínsecas, como su sensibilidad y detallismo, han logrado que la mujer sea revalorizada en sus funciones. “Las eligen para certificación o seguridad e higiene porque no se les pasa ningún detalle”, explicó Sánchez Salas.

Sin embargo, Remón señaló que sumar mujeres es, a veces, un lujo que sólo se dan las empresas grandes. “Las compañías más chicas no las contratan para no afrontar el gasto de tener un tráiler propio”, aseguró.