En el G20 buscarán que Estados Unidos financie el gasoducto Neuquén-Rosario

La obra tiene un costo estimado entre 1.700 y 2.000 millones de dólares y será clave continuar con el incremento de la producción de gas en Vaca Muerta.

La cumbre del G20 significará un momento para cerrar diversos acuerdos para Argentina. Es que el Gobierno nacional buscará despertar el interés de Estados Unidos para que financie el gasoducto Neuquén – Rosario, una obra de vital importancia para el desarrollo de Vaca Muerta.

Este proyecto permitirá duplicar el transporte de gas desde la Cuenca Neuquina que se encuentra desbordado y lo obliga a volcar los excedentes al otro lado de la cordillera.
La obra, tiene un costo estimado entre 1.700 y 2.000 millones de dólares.

Según informó La Política Online, funcionarios nacionales comenzaron a tener contactos con la administración de Donald Trump para acceder a una importante suma de dinero a través de la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero.

La OPIC -por sus siglas en inglés- es una agencia gubernamental de los Estados Unidos que ayuda al sector privado a invertir en mercados emergentes.

Según fuentes oficiales, se trata de un proyecto que tiene máxima prioridad para el secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, y fue uno de los motivos principales de su viaje a Houston a principios de noviembre.

El gasoducto tendrá una capacidad de transporte de 25 millones de metros cúbicos por día ( m3/día) que está previsto que se amplíe a 40 millones m3/día en una segunda etapa, es decir, un 25% más que el gasoducto Centro Oeste, el más importante de la región.

“Intuitivamente si continúa incrementando la producción en Vaca Muerta ese gasoducto se va a necesitar. En Rosario hay un centro de consumo industrial muy importante que sumado a las diversas plantas de generación de energía eléctrica -que hoy están siendo alimentadas por el barco regasificador-, lo convierte en un nodo central del sistema argentino”, explicó el vicepresidente del Instituto Mosconi, Gerardo Rabinovich.

En tanto, desde la Secretaría de Energía sostienen que permitirá el transporte de gas hacia todo el noroeste al conectar con el sistema de TGN y empezar a sustituir el gas boliviano.

Si bien la importancia del proyecto no se discute en el ambiente energético, fuentes del sector indican que no se ha realizado ningún estudio de factibilidad y que la urgencia respondería a un claro interés por parte de Tecpetrol, la petrolera de Techint.

Este mes, la firma alcanzó el récord de producción de 15 millones de m3 gas por día en su mega yacimiento Fortín de Piedra y si continúa creciendo a este ritmo, pronto no tendrá donde colocar sus excedentes.