Como hace 21 años, Anuario Petrolero continúa informando la actualidad de la industria que cambió a la Argentina

Fue en 1903 cuando la Dirección de Minas, Geología e Hidrología de la Nación decidió enviar una máquina perforadora a Comodoro Rivadavia en la búsqueda de agua. Los trabajos se extendieron durante días pero no se encontraron resultados positivos. Las autoridades nacionales creían que la perforación de  172 metros de profundidad había sido una pérdida de tiempo.

Tres años más tarde se envió un equipo Fauck de Alemania para reiniciar la búsqueda de agua. La perforación se realizó a unos tres kilómetros al norte del Cerro Chenque como estimaban los estudios de suelos que había realizado el Gobierno nacional. Los trabajos comenzaron en marzo de 1907 y los primeros meses estuvieron marcados por el fracaso. Se llegó a los 500 metros bajo tierra, pero el agua no brotaba.

Cansados de no obtener resultados, las autoridades nacionales dieron la orden de pasar el límite de la máquina. Fue así que el 12 de diciembre de 1907 comenzó a salir un líquido aceitoso, burbujeante, con olor a kerosene. En la mañana del día 13, el equipo continuaba perforando y al llegar a los 540 metros de profundidad comenzó a surgir una “materia viscosa”. Inmediatamente se comunicó, vía telegráfica, la novedad a Buenos Aires, cambiando así la historia económica, política y social de la Nación.

Hoy se cumplen 111 años del descubrimiento del primer yacimiento hidrocarburífero en Comodoro Rivadavia y es una fecha que invita a pensar el momento que atraviesa la industria y sus proyecciones para el futuro.

Es por eso que la publicación del Anuario Petrolero 2018/2019 se ha convertido en un manual de información para conocer el desarrollo de la actividad petrolera en el país y el mundo. Publicado desde hace 21 años ininterrumpidos, Anuario Petrolero describe la actividad de empresas productoras y de servicios en las distintas cuencas del país, analiza los temas que interesan a la gestión empresarial, evalúa mediante informes estadísticos la marcha de la producción y reseña cronológicamente los hechos más destacados de la actividad a nivel global.

Además de presentar una excelente calidad de impresión, diseño y contenido, Anuario Petrolero cuenta con el valioso asesoramiento y colaboración del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG).

Por estas razones y muchas más, Anuario Petrolero es un manual para pensar a la industria que ha cambiado la historia de la economía y política de la Argentina desde 111 años.