Neuquén incrementó un 20% su extracción de crudo

La suba estuvo marcada por el impulso de los no convencionales. Además, los pozos tight llevaron al podio la industria gasífera.

Durante 2018, la producción de petróleo en Neuquén aumentó un 20,2%, de enero a octubre y 13,4% la de gas. La cifra deja ver entre líneas el combo efectivo entre la productividad de los pozos horizontales, la nueva tecnología más los beneficios del Plan Gas este año.

De acuerdo con los datos brindados por el Ministerio de Energía de Neuquén, en octubre pasado se hizo récord la producción de crudo en la provincia con 125.335 barriles diarios (bbl/d). El salto se dio entre julio y agosto, donde pasó de 113.005 bbl/d a 120.551 bbl/d, un 6,6% de un mes a otro. El 40% de esa producción se la lleva el yacimiento Loma Campana, con el no convencional, con más de 43.000 bbl/d.

Según informó La Mañana de Neuquén, el yacimiento que más generó fue Fortín de Piedra, donde opera Tecpetrol, que saca más de 12 MM³/d de esa área que está en pleno desarrollo masivo y con los beneficios durante este año de los u$s 7,5 el millón de BTU para su comercialización.

En lo que se refiere al gas, Neuquén produjo en octubre 69,4 millones de metros cúbicos por día (MM³/d), con una evolución del 13,5% durante todo el año. Y en enero la producción fue de 61,1 MM³/d y el salto ocurrió en los meses de más demanda, entre mayo y junio donde pasó de 64,3 a 68,6 MM³/d.

El empuje de la industria en 2018 se dio por la producción no convencional en los yacimientos de Vaca Muerta. Es así que el 56,79% del petróleo que se sacó en Neuquén fue a través de los pozos con fracturas en varias etapas, más largos y de rama horizontal. De esos reservorios se sacaron 71.168 bbl/d en octubre, que representan 1714 barriles más que en septiembre.

En tanto que, en la producción de gas, el desarrollo de los no convencionales es mucho más extenso. Por estos días en la cuenca se produce el 63,3% del gas bajo esa modalidad, que representan 44 MMm³/d sólo en octubre. Vale destacar que, de esa producción no convencional, 19 MMm³/d son de la producción de tight gas, (arenas compactas) que son pozos gasíferos que en algunos casos están en formaciones más profundas. En Lindero Atravesado, el yacimiento operado por Pan American Energy tiene un plan desde hace tiempo en desarrollo para el tight.

Tanto el shale gas como el tight tienen producciones similares, sin embargo, no fueron regulares durante todo el 2018. Hasta agosto pasado, la producción de gas de los tight se ubicaba en los 22,4 MMm³/d contra los 20,5 del shale. Sólo en septiembre y octubre el shale se despegó para pasar a los 25 MMm³/d.

La producción, a pesar de la incipiente baja del Brent (precio de referencia para Vaca Muerta) y los eventuales recortes al subsidio del Plan Gas (se iba a vender en u$s 6 a finales de 2021), tiende a dibujar una curva ascendente.

Se debe también a la baja en los costos, la optimización de los tiempos muertos y la incorporación de nueva tecnología en toda la cadena, que permite sacar mucho y más rápido el petróleo y gas de las entrañas de la tierra.