Europa anuncia “movilización total” tras el cierre del gasoducto por parte de Rusia

Te puede interesar...

Al convertir sus combustibles fósiles en armas, el Kremlin ha obligado a los países europeos a tomar medidas drásticas que eran impensables hace sólo unos meses para frustrar el asalto ruso y proteger sus mercados energéticos y sus economías de las consecuencias.

 

El lunes, el presidente francés Emmanuel Macron declaró: “Estamos en guerra”, al detallar los planes de emergencia del país para reforzar su suministro energético y proteger a su población y a las empresas de los precios disparados.

El presidente de Francia quiso mediar en las conversaciones de paz entre Kiev y Moscú durante meses después de la invasión a gran escala a Ucrania por parte de Rusia. Esta semana, él y otros líderes europeos tomaron partido en la batalla energética entre Rusia y Occidente, que se ha recrudecido dramáticamente. Macron dijo que era necesaria una “amplia movilización”.

Los gobiernos europeos han tomado medidas drásticas, impensables hace unos meses, para contrarrestar la ofensiva rusa y proteger sus mercados energéticos y su economía de las consecuencias de la militarización del recurso fósil por parte del Kremlin.

Los productores de energía de Suecia y Finlandia se vieron obligados a pedir y obtener ayuda de liquidez de emergencia de sus respectivos gobiernos al tener que hacer frente a las crecientes peticiones de garantías para sus operaciones de cobertura.

Según Mika Lintilä, ministro de Economía de Finlandia, la región podría experimentar pronto el equivalente de la industria energética al colapso bancario de Lehman Brothers en 2008.

Alemania ha anunciado un segundo paquete de ayudas para hogares y empresas por un total de 65.000 millones de euros, lo que eleva a casi 350.000 millones de euros el importe total designado hasta ahora por los Estados de la UE para contrarrestar la subida de los precios y diversificar el suministro. Con un importe de al menos 150.000 millones de libras esterlinas en dos años, la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, anunció la limitación de los costes energéticos para los hogares y las empresas apenas dos días después de tomar posesión.

Aunque puede ser difícil de aplicar y otros grandes importadores como China, India y Turquía pueden negarse a participar, las potencias del G7 decidieron el 2 de septiembre poner una restricción global de precios al crudo ruso, mayor fuente de ingresos para el Kremlin que el gas.

El viernes, el italiano Mario Draghi propuso, con el apoyo de los ministros de Energía de la UE, limitar el precio de las importaciones de gas ruso, a pesar de la preocupación de que hacerlo provoque que el líder ruso cierre totalmente los grifos. La próxima semana, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentará un paquete de medidas de emergencia.

Desde el pasado mes de septiembre, Rusia ha interrumpido las exportaciones de gas a los mercados europeos, multiplicando por 10 los precios al por mayor, haciendo que la inflación alcance máximos de 40 años y llevando a las economías al borde de la recesión. Moscú ha negado sistemáticamente cualquier infracción y ha ofrecido explicaciones técnicas de sus acciones, que han sido rebatidas por Bruselas y los Estados miembros.

Esta semana, dejó de fingir lo que no es. El Kremlin pareció tomar represalias el lunes cuando anunció que las entregas de gas a través del gasoducto Nord Stream 1, su principal vía de acceso a los mercados europeos, solo comenzarían una vez que Occidente retirara las sanciones económicas contra Rusia.

“Para la opinión pública, todo ha terminado”, declaró von der Leyen.

Rusia sigue transfiriendo gas a través de Ucrania y del gasoducto TurkStream, aunque a un ritmo muy reducido (aproximadamente una quinta parte de lo que proporcionaba en junio), y la perspectiva de una suspensión total de las exportaciones de gas ha llegado antes de lo que muchos en Europa preveían.

El miércoles, en una reunión empresarial en Vladivostock, Putin aumentó la tensión. Si va en contra de nuestros intereses, no prestaremos ningún servicio. Ni siquiera carbón o fuel, añadió; no hay nada.

Esta semana, tres días después de que el G7 fijara el precio máximo del petróleo, el grupo de países Opec Plus, que incluye a Rusia, acordó recortar 100.000 bpd de la producción como muestra de apoyo a Moscú.

El máximo responsable ruso de energía, Alexander Novak, se jactó del “colapso” de los mercados energéticos europeos. Se acerca la temporada de invierno y advirtió que muchos acontecimientos de este año serán imprevisibles.

Funcionarios y expertos están divididos sobre si la campaña de presión de Moscú perdió fuerza la semana pasada, pero algunos señalan este periodo como un posible punto de inflexión. La mayor arma del Kremlin, que debía impulsar el precio mayorista a nuevos niveles estratosféricos, era el bloqueo indefinido del Nord Stream 1, el gasoducto ruso. Sin embargo, el miércoles los precios mayoristas habían caído por debajo de los niveles del lunes.

Simone Tagliapietra, académico del centro de estudios Bruegel en Bruselas, dijo: “Si eso es todo, entonces podría ser el final del espectáculo”.

El creciente optimismo en las capitales europeas indica que el continente superará el invierno sin grandes trastornos económicos o sociales ni escasez de energía. Según von der Leyen, “el control que Rusia ejercía sobre nuestra economía y nuestro continente se ha aflojado” gracias a la adhesión a la UE.

La UE ha cumplido su objetivo del 80 % de almacenamiento de gas a finales de octubre, con un nivel actual de almacenamiento del 82 %. Los miembros han diversificado sus bases de suministro impulsando las importaciones por gasoducto de Noruega, Argelia y Azerbaiyán, así como las de gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos y otros productores.

Durante el invierno, “pudieron maximizar la presión”, por lo que, según Tagliapietra, “todo el mundo esperaba que [Rusia] llegara al cierre del Nord Stream en invierno”. Debido al rápido ritmo de los acontecimientos, es seguro asumir que el Kremlin no se preparó para que Europa respondiera de esta manera.

En palabras de un funcionario de la UE: “Putin no ha logrado sus objetivos: nuestra dependencia de él se ha derrumbado considerablemente más rápido de lo previsto”.

Debido a un almacenamiento mayor de lo previsto y a la reducción del consumo, los economistas del Deutsche Bank han revisado a la baja sus previsiones de contracción económica de Alemania en 2023, pasando del 5 % al 6 %.

Sin embargo, los líderes de la UE también son conscientes del sufrimiento que acompañará a las crecientes facturas energéticas este invierno, así como del creciente coste que supone para los gobiernos de la UE amortiguar a los consumidores de estos gastos astronómicos.

“Todos los países miembros están sufriendo, y sienten que podría ser un invierno de descontento”, dijo el funcionario.

Los consumidores se preparan para el mayor deterioro del nivel de vida en una generación, ya que los salarios no consiguen seguir el ritmo de la inflación, que se prevé que siga siendo alta durante todo el próximo año.

La confianza de los consumidores en el Reino Unido alcanzó un nuevo mínimo no visto desde que se iniciaron los registros en 1974, y en la eurozona estuvo a punto de alcanzar un mínimo histórico. Según el último PMI global de S&P, una encuesta empresarial mensual, la actividad empresarial cayó en la eurozona y el Reino Unido en agosto.

La economía británica se contrajo en el segundo trimestre, y las nuevas ayudas públicas no han frenado el declive. El Banco Central Europeo ha revisado su previsión de crecimiento para la eurozona, que ahora prevé un crecimiento nulo en el último trimestre de este año, un crecimiento nulo en los tres primeros meses de 2023 y un descenso en 2023 en el peor de los casos.

El jefe de economía europea de Oxford Economics, Ángel Talavera, sugirió que los paquetes de apoyo gubernamental adicionales eran “inevitables”.

“Mientras estemos en esta espantosa situación, tiene sentido que haya medidas especiales para proteger a los ciudadanos y a las empresas”, dijo Roberto Cingolani, ministro italiano de Transición Energética.

Más articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Argentina Covid-19
9,697,763
Total de casos confirmados
Updated on 12 September, 2022 9:06 am

Ultimos artículos