Combutibles: Chubut y Río Negro también irán a la Corte

El Decreto de Necesidad y Urgencia 566/2019, que congela el precio del crudo y del dólar por tres meses a los valores de cierre del 9 de agosto, generó irritación en los sectores vinculados a la actividad hidrocarburífera y ya hay en marcha un aluvión de amparos. Este volantazo del Gobierno nacional por el duro revés electoral obliga a las empresas a comercializar los combustibles con un dólar a $ 45,19 y una cotización del Brent a u$s 59 por barril.

En diálogo con diario El Chubut, el ministro de Hidrocarburos de Chubut, Martín Cerdá, confirmó que el gobernador Mariano Arcioni tiene en sus manos un borrador de la demanda que llevarán a la Corte Suprema de Justicia, alegando la merma de regalías y la afectación de los ingresos de la economía chubutenses.

 

El ministro de Hidrocarburos detalló que el congelamiento en el precio del barril y del dólar resentirá la recaudación por regalías petroleras y precisó que el impacto medular se dará en la producción que se comercializa en el mercado interno. Cerdá puntualizó: “nos generará una merma del ingreso por regalías que rondará en el 10 por ciento”. El número aún no está pulido, aunque pronosticó que el techo de las pérdidas no será superior al 15 por ciento.

Por su parte, en el gobierno de Río Negro cuestionaron la decisión del congelamiento a los precios del combustible por el impacto negativo en la provincia. El gobernador Alberto Weretilneck no descartó recurrir a la Justicia para evitar sus consecuencias económicas para el distrito de la Patagonia norte.

El mandatario consideró “muy importante que se establezcan medidas de alivio para el bolsillo de la gente, pero este costo no debe ser pagado solamente por las provincias. Con este congelamiento del precio de los combustibles ni Nación ni las empresas hacen ningún aporte, y todo el peso recae en las provincias productoras”.

Según el análisis del área de Economía rionegrina, el congelamiento implica una reducción directa de recursos de unos 612 millones de pesos por la reducción en la recaudación por regalías (510 millones) y su gravamen de Ingresos Brutos en la actividad (102 millones), considerando la diferencia entre el precio de un dólar de 60 pesos a los 45,19 establecidos como topes.