Los países de OPEP+ mantienen sus planes de recorte pese a riesgos y menor demanda

“No hay una situación de crisis que requiera reuniones de emergencia. Existen todos los instrumentos necesarios” para “tomar decisiones sobre una reducción o un aumento de la producción”, dijo el ministro ruso de Energía, Alexandr Novak.

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores liderados por Rusia, una agrupación conocida como OPEP+, mantienen sus planes de recorte de la oferta de crudo, pese a reconocer que existen riesgos económicos y una menor demanda en el mercado.

Después del reciente ataque a refinerías sauditas, que motivó la pérdida del 5% del suministro mundial de petróleo y una suba del precio en casi 20% hasta 71,95 dólares, el mercado se estabilizó y Arabia Saudita recuperó su producción.

“No hay una situación de crisis que requiera reuniones de emergencia. Existen todos los instrumentos necesarios” para “tomar decisiones sobre una reducción o un aumento de la producción”, dijo el ministro ruso de Energía, Alexandr Novak.

Novak recordó que en julio, la OPEP y sus aliados renovaron un pacto para reducir su oferta de crudo en 1,2 millones de barriles diarios hasta marzo de 2020, alegando la necesidad de evitar una suba de los inventarios que afecte a los precios.

Tres semanas después del ataque a las instalaciones de Aramco, en Arabia Saudita, el precio del barril de petróleo Brent se sitúa por debajo de US$ 60.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, informó que el reino recuperó una capacidad de producción de 11,3 millones de barriles diarios, y está en vía de alcanzar los 12 millones a fines de noviembre.

Más allá del ataque, lo que preocupa es la situación económica global y riesgos asociados a la guerra de aranceles y la desaceleración prevista del comercio mundial, entre otros factores, según dijeron varios ministros de la alianza OPEP+ en Moscú.

“Por supuesto la demanda de petróleo se ve afectada por la situación de la economía global”, señaló Novak, quien calcula que la demanda mundial de petróleo crecerá este año entre 1 millón y 1,1 millones de barriles diarios, frente a los 1,5 millones en 2018.

“La economía mundial está ralentizándose y las tasas de crecimiento será este año de un 3% o incluso menor cuando el año pasado fue del 3,6%”, añadió Novak, quien mencionó específicamente la desaceleración económica en EEUU, China y la Unión Europea (UE).