Crece en contenidos el Manual de Buenas Prácticas en la Industria Petrolera

El Sindicato Petrolero Jerárquico de la Patagonia Austral participó una vez más de la Mesa Cuatripartita de la región que integra el sector gremial con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo de la Nación, las ART y la parte empresarial.

Luego de trabajos de campo realizados en los yacimientos de Pan American Energy y el Grupo Capex el día martes 2 de octubre y a la jornada siguiente se realizó el encuentro de la mesa, con participación de delegados de petroleros jerárquicos y de base, autoridades de las ART, del sector empresario y desde la SRT su responsable Silvia Gutiérrez junto a Mariano Furlán (radiaciones), Hernán Dobal (mediciones) y Juan Suárez Anchorena (Prevención y Auditorías).

El orden del día del mismo aprobó fechas mensuales para los sucesivos encuentros y se comenzó a trabajar sobre los puestos críticos seleccionados en la reunión anterior para la realización de fichas técnicas: Boca de Pozo, Enganchador, Maquinista, Auxiliar Mecánico y Auxiliar Eléctrico.

El vocal de los jerárquicos Bernabé Araujo reveló que siguen trabajando con respecto a la inserción del Manual en el campo. “Esto no es un trabajo finalizado, sino que como lo dijo el Secretario Adjunto Luis Villegas, comenzó y no va a parar. Es una mejora continua que siempre hay que seguir haciendo y difundir de lo que se trabajó. En ese marco de la mesa se difundió el Manual en el Yacimiento, y se coordinaron las dos reuniones, una con PAE en Cerro Dragón y la otra en Capex donde se juntó también a la gente de Capsa”, explicó.

“La idea es difundirlo e ir desglosando cada uno de los contenidos. Estuvimos hablando con los compañeros, se sumaron otras empresas que no habían participado hasta ahora con nuevas opiniones y se volvió a presentar la herramienta que la Mesa está desarrollando y surgieron a partir del diálogo con los compañeros una cantidad de modificaciones que ahora vamos a intentar que se hagan”, completó Furlán de la SRT.

Y dijo que “lo interesante de esto es resignificar permanentemente la práctica y poner en evidencia la exposición al riesgo, tomando conciencia de los pequeños detalles que son los que -en definitiva- terminan en tiempos prolongados exponiendo a los Trabajadores a radiaciones en dosis que pueden ser perjudiciales ya que se trabaja con ella porque es necesario, pero sí repensar la práctica tantas veces como sea necesario, para que esa dosis sea la menor posible”.

El referente de la SRT señaló: “cada una de estas reuniones tiene una muy buena receptividad y además hay un compromiso donde se puede empezar a charlar estos temas y cada uno puede aportar a partir de sus muchos años de trabajo, por lo que saben mucho más que nosotros sobre la tarea y se enganchan en este proyecto para mejorarla y desarrollar incluso nuevas herramientas para ello”.

“Hay algunas cuestiones que tienen que ver con disminuir las dosis hasta donde razonablemente sea posible, y el ejercicio de repensarlo es algo permanente. Ahora, que esto lo estén haciendo los sindicatos, las empresas, la Superintendencia en conjunto; habla de una cultura de la seguridad que trasciende los pareceres nuestros acá en campo mirándolo, sino que es la construcción del conocimiento donde no solamente la salud de los Trabajadores tenga mejores recursos y pueda cuidarse mejor, sino además generar nuevos conocimientos mediante los compañeros que enseñan a aquellos que vienen atrás, cuáles son las buenas prácticas para desarrollar el Trabajo”, analizó

Furlán determinó que “desde la Superintendencia, cuando participamos en estas mesas cuatripartitas, el eje es el hombre; lo que en condición de Trabajadores todo lo demás es un tecnicismo que hay que atender. Acá lo que estamos viendo es qué pasa con la salud de los Trabajadores en función de los riesgos a los que están expuestos”.

“Esto lo hacemos pensando en que la historia no tiene que ver con una práctica puntual en un día determinado, sino con un contexto general para diferentes situaciones, donde el trabajador tiene una curva de aprendizaje y con el tiempo empieza a tener una praxis más fina de lo que realiza. Y hay que acompañar cada uno de esos documentos con la consigna de cuidarse y cuidar a los demás, porque hay algunos efectos que pueden aparecer 20 o 30 años después y cuando hablamos de condición de Trabajador, hablamos de que el día de mañana (una vez ya jubilados) todos nosotros tenemos el derecho de tener una vida plena y sana, y la forma de garantizarlo es que en el presente tengamos conciencia para generar un entorno que sea favorable para poder cuidarnos”, concluyó.