En Neuquén hay preocupación por la producción de gas

El Gobierno de Neuquén expuso frente a la OFEPHI la necesidad de un plan a largo plazo para la producción de gas pero también alertó sobre el bajo precio de comercialización del gas.

“Está claro que el precio de venta por debajo de dos dólares por millón de BTU, valor al que se subastaron volúmenes de gas el mes pasado, no es algo sustentable para para las empresas a la hora de recuperar las inversiones”. Así, el ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro, transmitió la preocupación de la provincia por el precio de gas en la cumbre de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI).

Allí, el Gobierno de Neuquén levó ante las autoridades energéticas del Gobierno nacional su preocupación por el corto y el mediano plazo de la producción de gas, el segmento de la producción que podría tener una incidencia determinante en la economía argentina si no se revierte la actual tendencia de baja de inversiones.

El encuentro contó con la presencia del subsecretario de Hidrocarburos de la Nación Juan José Carbajales y permitió que Neuquén expusiera la necesidad de una visión estructural y de largo plazo para la producción de gas, pero también alertó sobre el bajo precio de comercialización del gas para generación constatado en diciembre pasado.

En diálogo con La Mañana de Neuquén, Monteiro señaló que lo que hoy dicen las productoras es que para “que las inversiones se puedan recuperar, el valor interno debería estar en el orden de los tres dólares”.

La postura neuquina podría ser leída solo como la posición de una provincia con hidrocarburos que busca incrementar su nivel de actividad y el ingreso de fondos por regalías. Pero en buena medida, en el nivel de inversiones en gas, se juega una variable con incidencia en la política y la economía de corto plazo.

Los pozos de shale gas de Vaca Muerta fueron determinantes para bajar las importaciones de gas, que habían sido un factor de presión sobre la disponibilidad de dólares en el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Los precios del sector tienen un último antecedente preocupante en diciembre: Cammesa licitó una compra de gas para generación a través de Megsa, la empresa que administra el mercado electrónico de gas. Allí hubo ofertas de carácter interrumpible en la banda de u$s 1,90 por MBTU. De hecho, una de las empresas que hizo ofertas en esos valores fue YPF, la petrolera controlada por el Estado nacional.

Fuentes del sector consideran que el precio estuvo atravesado por el momento del año, uno de sobreoferta de gas y necesidades de las productoras de colocar su producción.

Con todo, es un antecedente que promovió el planteo de Neuquén, que puso en escena, por si hiciera falta, la complejidad del contexto actual para la producción de gas, el segmento del mercado de mayor proyección internacional para Vaca Muerta en el futuro.