Vaca Muerta: una multitudinaria asamblea paralizó la actividad para protestar contra los despidos

El Sindicato de Petróleo y Gas Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa paralizó ayer las tareas durante varias horas en el contexto de una multitudinaria asamblea general en la zona de Desfiladero Bayo, Rincón de los Sauces, en rechazo de los despidos producidos.

“La asamblea no fue una medida de fuerza contra el gobierno nacional” sino un encuentro de trabajadores para discutir los despidos en la actividad”. Así el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, describía la multitudinaria asamblea que se realizó en la zona de Desfiladero Bayo, Rincón de los Sauces.

El dirigente gremial ratificó su total respaldo al presidente Alberto Fernández, a quien deseó “una gran gestión”, a la vez que denunció que “las empresas toman de rehenes a los petroleros”.

“Algunos medios nacionales afirman que los trabajadores hidrocarburíferos preparan la primera huelga nacional que tendrá el gobierno de Fernández. Los petroleros no están en contra de su gestión sino que la acompañan. Pero se oponen a la actitud patronal”, afirmó.

El sindicalista denunció que “las patronales procuran arrojar un pesado fardo sobre las espaldas de los trabajadores y el gremio para desubicarlos”, y responsabilizó a los empleadores de “las masivas cesantías y suspensiones”.

Además, Pereyra advirtió que la organización gremial “no permitirá que las patronales mantengan a los trabajadores de rehenes para solucionar sus problemas”, a la vez que adelantó que el sindicato adoptará “las decisiones correctas para revertir la situación”.

“Están en riesgo las tareas que se cumplen en las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y en otras compañías neuquinas, porque existe una maniobra para que las firmas relacionadas con Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) controlen las operaciones”, dijo.

En ese sentido, aseguró que el gremio se opondrá a “esa maniobra”, que procura “el ingreso de gente de YPF a realizar las propias tareas para que las empresas locales desaparezcan, lo que les permitiría administrar a gusto la actividad y despedir”, añadió.

Pereyra ratificó la continuidad de las asambleas generales en la totalidad de los yacimientos en los que tiene influencia el sindicato, y adelantó que a las 11 del próximo jueves 23 se realizará “una gran movilización de 25 o 30 mil trabajadores hacia la capital de Neuquén para defender de forma exclusiva los puestos laborales petroleros”.