Fernández enviará un proyecto de ley para “incentivar las inversiones” en Vaca Muerta

El mandatario se reunió en Casa Rosada con una decena de operadoras. Participaron Kulfas, Lanziani y Nielsen. El proyecto legislativo se trataría en las sesiones extraordinarias de febrero.

El presidente Alberto Fernández recibió ayer en Casa Rosada a los directivos de las principales compañías petroleras con inversiones en nuestro país. Participaron de la audiencia el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Energía, Sergio Lanziani, y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen.

También estuvieron presentes Daniel De Negris y Matías Szapiro de ExxonMobil; Marcos Bulgheroni y Rafael Machin de Pan American Energy; Gastón Remy de Vista; Germán Machi y Adrián Vilaplana de Plus Petrol Argentina, y Carlos Ormachea de Tecpetrol.

Además, participaron Sean Rooney y Verónica Staniscia de Shell; Eric Dunning y Dante Ramos de Chevron; Carlos Seijo de Total; Mandred Böckmann y Mariano Cancelo de Wintershall Dea, y Hugo Eurnekian de la Compañía General de Combustibles. Mientras que de YPF también participó también Arturo Giovenco.

El presidente pidió a los directivos que acerquen “propuestas” para salir del actual esquema de precios de los combustibles, y confirmó que remitirá al Congreso un proyecto de ley que incentive las inversiones en Vaca Muerta para tratar en el período de sesiones extraordinarias.

Tras el encuentro, Fernández aseguró a la prensa que ratificó a los petroleros que mantendrá suspendidos los aumentos de precios de los combustibles -lo que logra a través de YPF- pero que pidió a los directivos de las empresas que acerquen una propuesta al Gobierno nacional para salir del actual esquema.

“Les pedí que ellos me traigan una propuesta y que yo iba a analizarla”, dijo Fernández al comentar la reunión en la que le explicó a los directivos del sector por qué había resuelto tomar esa medida sobre los precios, entendiendo que los aumentos en los combustibles generan un ‘efecto psicológico’ en la sociedad que piensa que “aumenta la nafta y aumenta todo”.

El jefe del Estado también aseguró a los empresarios que el Gobierno enviará en breve un proyecto de ley para “incentivar las inversiones” en Vaca Muerta, cuyo tratamiento incluirá en las sesiones extraordinarias que se prevé sean convocadas para febrero.

La idea de un “blindaje” para Vaca Muerta ya venía siendo anticipada por dirigentes del oficialismo desde antes de que Fernández asumiera la presidencia, el 10 de diciembre pasado.

El presidente Fernández había dispuesto a fines de diciembre suspender la aplicación de un aumento de 5% que la petrolera YPF tenía previsto aplicar a partir del último día hábil de 2019, como parte de la recuperación del atraso acumulado tras el congelamiento dispuesto por el ex presidente Mauricio Macri.

 

A tono con la suspensión de aumentos de todos los servicios públicos, el sector de combustibles adoptó ese mismo camino, ya que YPF controla más del 55% del mercado de combustibles, por lo que el resto de las empresas como Axion, Raizen y Puma también sostuvieron los precios vigentes a diciembre.

Fuentes del sector privado que participaron de la reunión explicaron que en “una muy buena reunión, el Presidente ratificó la importancia del sector para el desarrollo del país y la relevancia estratégica de Vaca Muerta, como así también de otras formas de explotación (convencionales) para el desarrollo del sector”.

Fernández expresó que “cuenta con el sector como actor preponderante para contribuir a que el país progrese y salga de la difícil situación, con el acompañamiento del Gobierno para promover las inversiones, el crecimiento y desarrollo de los recursos y de los empleos del sector”, dijeron las mismas fuentes.

“El presidente aseguró en ese sentido que el Gobierno está trabajando en un marco normativo que permita dotar al sector hidrocarburífero de estabilidad, previsibilidad y sustentabilidad para las inversiones millonarias que requiere la industria”, agregaron.

Este encuentro del Presidente con las principales operadoras petroleras se da en un momento de posible conflictividad sindical en la provincia de Neuquén, ante el temor de que las compañías avancen con unos 2.000 despidos en las operaciones petroleras, a raíz de la caída de actividad en los yacimientos.