Pereyra pidió que intendentes y diputados respalden el reclamo petrolero

El titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa pidió que los funcionarios políticos respalden el reclamo. Hoy se reunirá con Kulfas y Maroni.

Plaza Huincul, en la base del área Norte de la Dorsal, fue el lugar elegido por el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa para continuar con las asambleas informativas en los yacimientos. Allí su titular Guillermo Pereyra instó a los intendentes y diputados que respalden el reclamo y pidió nuevamente al Gobierno nacional que interceda en la negociación con las petroleras.

“Tienen que estar comprometidos los intendentes, se les están cayendo los ingresos por la coparticipación de las regalías; quieren llevar por delante a Neuquén. No nos vamos a dejar llevar por delante”, advirtió Pereyra y aseguró que “las empresas no quieran sacar ventaja y tomarnos a los trabajadores como rehenes porque el día 28 si nos queda un compañero fuera, se para toda la actividad”.

“Queremos invitar a los legisladores nacionales del partido que sea, porque acá están los intereses de la provincia del Neuquén. Quiero agradecer al gobernador Omar Gutiérrez que hace tres días que está en Buenos Aires tratando de arreglar este tema, comunicado permanentemente con este secretario general. Se tiene que sumar también la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras”, agregó.

El dirigente sindical dijo que se están agotando los tiempos, por lo que le pidió a sus afiliados a que se preparen para una movilización hacia la ciudad de Neuquén. El jueves 23, cinco días antes de que concluya la conciliación voluntaria, tienen planeada una movilización que tenga como mensaje contundente a las cámaras empresariales para que desactiven los despidos y normalicen la actividad en los yacimientos. “Queremos hacer una gran movilización con más de 25 mil trabajadores para expresarnos”, señaló Pereyra.

“Nosotros estamos en una pelea muy grande tenemos casi 700 telegramas de despido y 1200 compañeros suspendidos. Nosotros nos sometimos a una conciliación voluntaria cuando terminó la obligatoria para transitar este mes negociando con las empresas, para terminar los despidos y normalizar la actividad. No nos llamaron todavía. En las cámaras empresarias nos dicen que no tienen nada. Están estirando el tiempo”, planteó.

Pereyra recordó que el DNU 566, que intervino la actividad con un tope al precio del barril y un tipo de cambio diferenciado, tuvo una reacción en las empresas orientada al ajuste de personal y equipos. Las últimas medidas de la anterior gestión provocaron que las compañías pararan 17 perforadores. A fines de noviembre, a los dirigentes petroleros les llegó un mensaje por Whatsapp de conciliación obligatoria, en la misma mañana que se conocía que llegaban los telegramas de despido.

“El gobierno anterior tenía intereses con las empresas. (Mauricio) Macri es uno de los principales accionistas de Pecom. Entonces, defendiendo a su empresa hizo este tipo de maniobras”, criticó el ex senador nacional.

“El día 28, todos los telegramas que enviaron se activan si no hay un acuerdo. Las empresas están esperando tener las manos libres para despedir. Con trabajadores en la calle no hay paz social”, aseveró.

Hoy, Pereyra y Manuel Arévalo, el titular de los petroleros jerárquicos, tendrán una audiencia con los ministros nacionales Matías Kulfas de Desarrollo Productivo y Claudio Moroni de Trabajo para abordar la crisis de los telegramas en Vaca Muerta y encontrar vías para reactivar la actividad en la Cuenca Neuquina.