JEMSE avanza en el desarrollo de su proyecto termo-solar

La empresa provincial planea invertir hasta 75 millones de dólares para construir una planta de 50 MW en Jujuy junto a INVAP.

Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (JEMSE) planea construir una planta termo-solar de 50 MW, en la provincia de Jujuy con tecnología provista por Investigación Aplicada (INVAP), afirma su presidente, Carlos Oehler.

En diálogo con Desarrollo Energético, el directivo sostiene que la compañía provincial desarrollará el proyecto en dos etapas: la primera de 10 MW y una segunda, de 40 MW, si resulta exitosa.

La construcción de la planta requerirá de una inversión total de 75 millones de dólares, aproximadamente 1,50 millones por MW, que la empresa planea financiar con préstamos de bancos de desarrollo y multilaterales, señala.

El proyecto consta de un parque fotovoltaico que generará electricidad que se utilizará una parte para inyectar en la red y la otra para calentar sales durante el día. Estas, luego, se usarán para hervir agua y generar vapor durante la noche para impulsar turbinas que producirán electricidad.

Así, una fase servirá de complemento de la otra con lo que se producirá electricidad durante toda la jornada, explica Oehler. A su vez, se aprovecharán los recursos de la Puna jujeña: la radiación solar y las sales residuales del proceso de producción de carbonato de litio en los salares cercanos a las futuras instalaciones.

En la etapa I, JEMSE planea desarrollar un parque fotovoltaico de 10 MW para calentar las sales, que estará conectado a una caldera para producir vapor y alimentar a una turbina también de 10 MW, que generará energía durante la noche y se conectará a la red nacional a través de la línea de alta tensión Interandes, de 345 kV, resalta.

Su construcción requerirá de una inversión de, al menos, 15 millones de dólares que la empresa provincial espera financiar con préstamos de bancos de desarrollo o multilaterales, indica Oehler.

Si el proyecto resulta exitoso, JEMSE planea expandirlo hasta alcanzar una generación total de 50 MW, resalta. La nueva planta termo-solar de 40 MW usará el mismo proceso de producción y tecnología que la fase inicial.

Para ello, requerirá de una inversión de 60 millones de dólares que la compañía provincial pretende financiar con préstamos con bancos de desarrollo, multilaterales o cualquier otra alternativa, explica.

Por el momento, INVAP se encuentra en proceso de desarrollo de una tecnología innovadora que permita almacenar calor en la sal en sus instalaciones de Río Negro, explica Oehler.

Para aprender más sobre el proceso de los parques termo-solares científicos de la empresa han estado recorriendo las plantas PS10, PS20 y la plataforma de investigación en Almería, y la de Gemasolar, en Sevilla, ambas en España, que tiene proyectos conceptualmente similares.

A su vez, planean realizar una visita el 27 de enero a la planta Cerro Dominador, en el desierto de Atacama, en Chile, que comenzará a funcionar durante este año, y utiliza espejos para iluminar una torre en la que se calienta el agua para generar vapor y, con ella, energía.

Si el proyecto resulta exitoso y luego de un período de pruebas, JEMSE junto a INVAP planean comercializar este nuevo sistema en el país y exportar la tecnología a otros lugares del mundo, concluye Oehler.