Arabia preocupada por los efectos del virus de China

Omán apoyaría al país líder de OPEP a reaccionar ante cualquier impacto que el nuevo coronavirus pudiera tener en el mercado.

El ministro de Energía de Arabia, príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud, sostuvo que el país asiático está siguiendo de cerca los acontecimientos en los mercados petroleros mundiales que resultan de las “sombrías expectativas” con respecto al posible impacto del coronavirus en la economía de China y del resto del mundo, y también está analizando los aspectos básicos del mercado petrolero.

La OPEP y sus aliados pueden responder a cualquier impacto en la estabilidad del mercado petrolero si fuera necesario, consideró el príncipe Abdulaziz bin Salman, que añadió que confiaba en que el Gobierno chino y la comunidad internacional puedan contener la propagación del virus y erradicarlo por completo.

El funcionario árabe dijo que el impacto actual en los mercados mundiales, incluyendo el petróleo y otras materias primas, “se debe principalmente a factores psicológicos y a las expectativas extremadamente negativas adoptadas por algunos participantes en el mercado a pesar de su muy limitado impacto en la demanda mundial de petróleo”.

El lunes, el precio del crudo cayó más de 2% a mínimos de varios meses, ante el miedo a que el aumento de los casos de coronavirus en China y los cierres de ciudades en dicho país dañen la demanda de petróleo.

El petróleo Brent experimentaba una caída de 1,36 dólares por barril, o un 2,2%, a 59,33 dólares, a las 0425 GMT, tras haber caído anteriormente a 58,68 dólares, su nivel más bajo desde finales de octubre. Por su parte, el petróleo estadounidense perdía 1,30 dólares, o un 2,4%, para situarse en 52,89 dólares, tras haber caído a 52,15 dólares, su nivel más bajo desde comienzos de octubre.

Aunque la mayoría de los mercados se están viendo afectados por la propagación del coronavirus, muchos están cerrados en Asia debido a las fiestas del Año Nuevo Lunar.

“Ese pesimismo extremo se produjo en 2003 durante el brote de SARS, aunque no causó una reducción significativa de la demanda de petróleo”, manifestó el príncipe Abdulaziz en un comunicado.

Dijo que confiaba en que el reino y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con otros productores de un grupo conocido como OPEP+, “tienen la capacidad y la flexibilidad necesarias para responder a cualquier acontecimiento, tomando las medidas necesarias para apoyar la estabilidad del mercado del petróleo, si la situación lo requiere”.