Pdvsa detiene sus dos últimas refinerías operativas en Venezuela

La compañía cerró las instalaciones de Amuay y Cardón del Centro de Refinación Paraguana (CRP), el mayor complejo de refinación de Venezuela.

Debido a múltiples fallas y la falta de crudo para procesar, la refinería Amuay de 645.000 barriles por día de capacidad, se cerró por completo el lunes, con sus cinco destiladores fuera de servicio, y la refinería Cardón de 310.000 barriles por día de capacidad, se cerró el sábado por trabajos de mantenimiento en el destilador No.1, que había estado operando a 50.000 barriles por día.

Un operador de una refinería en Amuay, que habló con Platts bajo condición de anonimato, dijo que tomará “tal vez dos o tres días más” reiniciar Amuay y “unas pocas semanas” para que Cardón esté en funcionamiento debido a las reparaciones del destilador.

La unidad de craqueo catalítico de 108.000 barriles por día de Amuay ha estado cerrada desde diciembre, la unidad flexicoquer de 72.000 barriles por día de la planta ha estado cerrada desde marzo de 2016, y la unidad de coquizzación retardada de 34.000 barriles por día permanece cerrada por reparaciones.

Amuay no ha corrido a su máxima capacidad desde agosto de 2012, cuando una explosión mató a 42 personas e hirió a 80.

La planta de asfalto Bajo Grande de 16.000 barriles por día, también parte del CRP, ya estaba cerrada.

PDVSA opera otras dos refinerías, Puerto La Cruz de 187.000 barriles por día de capacidad y El Palito de 140.000 barriles por día de capacidad, que están cerradas debido al deterioro de las unidades, la falta de crudo ligero para procesar y fallas en el suministro de electricidad.