En enero creció el circulante en poder del público y los depósitos del sector privado

El Banco Central informó que el circulante en poder del público aumento un 5,1% en términos nominales y desestacionalizados, mientras que los depósitos a la vista en pesos del sector privado ascendieron a 8,2%.

Entre los factores que impulsaron el incremento del circulante se destacan las medidas que aumentaron los ingresos de sectores que habitualmente hacen un uso más intensivo del circulante, como los jubilados y los beneficiarios de asignaciones sociales.

Por su parte, el crecimiento nominal desestacionalizado de los depósitos a la vista en pesos del sector privado ascendió a 8,2% y estuvo conformado principalmente por depósitos de 20 millones de pesos o más.

Este impulso fue producto de que el Directorio del BCRA dispuso una reducción gradual de la tasa de interés de los pases de Fondos Comunes de Inversión (FCI) en esta institución en el transcurso de enero y la eliminación de este tipo de operación a partir de febrero.

Una proporción de los pases de FCI también nutrió el crecimiento de los depósitos a plazo en pesos, junto a las colocaciones de familias y empresas.

En el mes, el saldo promedio mensual de los plazos fijos en pesos del sector privado subió 10,1% en términos nominales.

El segmento de colocaciones ajustables por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) creció a una tasa mucho mayor, pero desde un nivel reducido y explicó el 7% del aumento mensual.

En lo que respecta a los nuevos instrumentos de ahorro, a partir de este mes estarán disponibles los plazos fijos ajustables por UVAs con opción de precancelación a partir de los 30 días.

Este tipo de depósitos ofrece una tasa de interés mínima de 1% nominal anual más UVA. Si el depositante decidiera precancelar, recibirá un rendimiento similar a la tasa de plazo fijo tradicional, definido como el 70% de la tasa de política monetaria.

En cuanto a los préstamos, en enero el saldo promedio mensual de los préstamos en pesos al sector privado registró un aumento nominal desestacionalizado de 0,9%, conformado por las líneas más asociadas a la actividad comercial y a las financiaciones con tarjetas de crédito.

Mientras que entre las medidas para alentar a las micro, pequeñas y medianas empresas se destaca el financiamiento con tasas de interés más favorables.

El 9 de enero se dispuso la implementación de una nueva deducción sobre la exigencia de Efectivo Mínimo en pesos asociada a los préstamos que las entidades financieras otorguen a este tipo de empresas con tasas que no superen el 40% nominal anual.