El coronavirus provocó la primera caída trimestral del consumo de petróleo en una década

La epidemia y su impacto sobre la economía china, son las principales causas del retroceso de la demanda diaria de crudo.

La epidemia del coronavirus y su impacto sobre la economía china, donde numerosas empresas se vieron forzadas a extender a febrero los cierres iniciados el mes pasado por las vacaciones del Año Nuevo Lunar, son las principales causas del retroceso de 435.000 barriles en la demanda diaria de petróleo en el primer trimestre de 2020, la primera caída del consumo mundial de crudo desde la recesión de 2009.

“La demanda mundial de petróleo se ha visto muy afectada por el nuevo coronavirus y el cierre generalizado de la economía de China”, alertó la agencia adscrita a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que revisó en un 30,6% a la baja su pronóstico de la demanda mundial de petróleo este año, hasta 825.000 barriles diarios, su peor dato desde 2011.

Según el boletín mensual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), China cambió enormemente desde la epidemia del SARS de 2003 y en la actualidad es un actor clave en las cadenas de suministro global, así como en el número de viajeros que entran y salen del país, lo que eleva el riesgo de propagación del virus.

Recordó que en 2003 la demanda de petróleo de China era de 5,7 millones de barriles diarios (mb/d) y en 2019 fue más del doble, 13,7 mb/d, lo que equivale al 14% del consumo total de crudo en el mundo, además de que el gigante asiático supuso el año pasado más de tres cuartas partes del crecimiento de la demanda global.

El coronavirus ya impactó en las cotizaciones del crudo con una caída aproximada del 20%, unos 10 dólares en el precio del barril de Brent, hasta menos de 55 dólares.

Antes de que apareciera el flagelo, el mercado esperaba un exceso de suministro de un mb/d en el primer semestre “debido a la continua expansión en los EEUU, Brasil, Canadá y Noruega”.

Incluso, amenazas para la seguridad del suministro, como las tensiones en Irak o la caída de producción en Libia, habían tenido poco impacto en los precios, según refirió la AIE.

En cambio, señaló, “ahora, que la perspectiva de la demanda se ha debilitado los precios han bajado significativamente”.

Desde el punto de vista de los productores de crudo, la AIE destacó que la crisis del coronavirus ha llevado a los países del grupo OPEC+ a plantearse un recorte adicional de 0,6 mb/d de la oferta de petróleo como medida de emergencia, además del ajuste comprometido de 1,7 mb/d.

“Los precios más bajos del petróleo, si se mantienen, también son una mala noticia para las compañías petroleras estadounidenses”, advirtió la agencia, aunque consideró poco probable un impacto en el crecimiento de la producción hasta más adelante en el año.