El petróleo comienza otra semana de incertidumbre por el coronavirus

El WTI cayó 10,7% y registró su mayor descenso semanal desde la Guerra del Golfo de 1991, con una demanda inexistente debido a la epidemia de coronavirus, lo que también explicó la baja del 5,2% del Brent.

La semana tuvo cuatro días de ventas masivas, ya que la creciente pandemia impidió que las personas condujeran y reservaran vuelos en todos los continentes.

Así los futuros del crudo Brent, de referencia en la Argentina, cayeron 5.2%, y se negociaron a 26.98 dólares por barril, mientras que los futuros del WTI cayeron 10,7%, para pactarse en 22.53 dólares por barril.

Los analistas pronosticaron que la demanda de petróleo podría caer hasta en un 10%. Los precios del petróleo subieron bruscamente ayer después de días de ventas, pero las operaciones de venta en contratos de cobertura precipitaron los precios.

Los precios del crudo de Texas Intermediate registraron una pérdida semanal del 29%, la más alta desde el comienzo de la Guerra del Golfo de Estados Unidos/Iraq en 1991. El crudo Brent cayó un 20%.

Los expertos consideran que “los productores mundiales de petróleo y gas redujeron sus inversiones luego de la caída del precio del crudo”.

En Estados Unidos estiman que “con la economía que continúa deteniéndose cada vez más, está claro que la destrucción de la demanda continúa creciendo. Independientemente de los esfuerzos que se realicen para reducir la producción”.

El WTI perdió la mitad de su valor en las últimas dos semanas, y el Brent cayó alrededor del 40%, ya que la pandemia redujo la demanda, al mismo tiempo que un colapso de los recortes coordinados de la producción por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y productores aliados, incluida Rusia.