Pese a acumular una mejora en el bimestre, la industria retomó en febrero su tendencia contractiva

El Índice de Producción Industrial (IPI) de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) registró una caída de 0,8% interanual y retomó así el sendero de contracción, pese a que en el primer bimestre del año acumuló una mejora de 2,5%.

En el segundo mes del año se repitieron mejoras en proceso de petróleo, insumos químicos y plástico y alimentos y bebidas; en cambio, la producción de minerales no metálicos y la industria automotriz sufrieron la mayor contracción, precisó FIEL.

“El impacto en la industria derivado del Covid-19 es prematuro de establecer por su potencial y duración”, aclaró la entidad, que sin embargo agregó: “Aún en un escenario de caída, es de esperar que ciertos sectores tengan un mejor desempeño relativo”.

Para FIEL, “el impacto negativo podría resultar más marcado entre los sectores de bienes durables, de capital y algunos bienes intermedios vis a vis la producción de no durables como alimentos y productos de la industria química”.

“Las medidas económicas anunciadas contendrán probablemente en forma parcial la disrupción de los negocios producto de las recomendaciones de distanciamiento social”, afirmó en su informe.

De acuerdo al trabajo, “alguna de ellas poseen nulo impacto de corto plazo, como el relanzamiento de las líneas Procrear y los anuncios de reanudar inversión pública”.

Adicionalmente, consideró, “se requieren medidas de alivio tributario, en particular aquellas dirigidas a sostener el empleo formal, ampliando la asistencia a sectores de autónomos y monotributistas de categorías superiores”.

Por ramas de actividad, el ránking de crecimiento -tanto en el acumulado para los dos primeros meses del año como en la comparación interanual- es encabezado por la producción de insumos químicos y plásticos, con una mejora de 12,1%, seguido del proceso de petróleo, con una recuperación de 7,5% en relación al mismo periodo de 2019.

Las restantes ramas de actividad muestran un desempeño por debajo del promedio de la industria: La producción de alimentos y bebidas avanzó 2,2% en el bimestre, seguido de la producción metalmecánica (1,6%) e insumos textiles (0,4%).

En cambio, presentan una contracción de la actividad las ramas de papel y celulosa (0,1%), automotores (2,1%), siderurgia (5%), despachos de cigarrillos (10,9%) y minerales no metálicos (12,8%) en cada caso en el primer bimestre y en la comparación interanual.

En tanto, los bienes de uso intermedio acumulan una recuperación de 4,8% en el primer bimestre, seguidos de la producción de bienes de capital que avanzan 3,8%.

Por su parte, los bienes de consumo no durable muestran un ligero avance de 0,3% en el período enero-febrero y en la comparación con el mismo lapso del año anterior, mientras que los bienes de consumo durable retroceden 1,4%.

En términos desestacionalizados, el IPI de febrero avanzó 0,6% respecto al mes anterior, acumulando tres positivos en la comparación mensual.

La actual fase industrial recesiva se prolonga por los últimos 26 meses mostrando una caída de 4,1% anual, con un estancamiento de la actividad desde diciembre de 2018, concluyó FIEL.