Vuelve el “barril criollo” y las petroleras absorberán el aumento del impuesto a los combustibles

En el Ministerio de Desarrollo Productivo aseveraron que se avanzará con la vuelta del “barril criollo”. Todavía no está definido su valor. Las petroleras absolverán la suba del impuesto a los combustibles por lo que no afectará el precio en los surtidores.

La vuelta del “barril criollo” está cada vez más cerca. Así lo aseguraron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo en vista de mantener los puestos laborales ante la caída del precio del barril de petróleo en las últimas semanas.

El valor todavía no está definido pero todo indica que estará cerca de los 40 dólares. También se implementarán retenciones móviles y se actualizará todo el atraso que tenían los impuestos a los combustibles, sin que esto tenga efecto en el precio en surtidor. Así se lo adelantó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, a los gobernadores, empresarios y sindicatos en reuniones virtuales.

El esquema de retenciones móviles todavía no está definido, aunque se sabe que se partirá de una alícuota del 0% cuando el precio internacional del petróleo esté debajo de 30 dólares. A medida que esta cotización aumente, los derechos de exportación serán mayores. Este mecanismo sirve también para amortiguar las variaciones extraordinarias en el precio local, ya que surge del valor del Brent -la cotización internacional que se toma de referencia- menos las retenciones.

El Estado cobra actualmente una alícuota fija de 12% de retenciones, porque nunca se reglamentó el 8% que prometía que iba a bajar la ley de Solidaridad y Reactivación Productiva.

El Ministerio de Desarrollo Productivo actualizará también a partir de abril los impuestos a los combustibles, que tienen un atraso del 23%, ya que debería actualizarse de forma trimestral en base a la inflación. Este incremento, que reflejaría un alza en surtidor de entre 5% y 6% en naftas y gasoil, será absorbido por las refinerías y no se trasladará a precios finales.

La razón de esto es que las refinadoras -entre las que se encuentran YPF, Axion, Raízen (que tiene las estaciones de Shell) y Trafigura (con Puma Energy)- comprarán el barril a un precio menor a partir de abril, cuando se actualicen los contratos en base al valor promedio del petróleo en marzo (o el precio sostén que aplique el Gobierno). Cualquiera de estos valores estarán por debajo de entre 47 dólares y 52 dólares al que se compró durante este mes el petróleo para refinar. Esta baja en el precio del insumo principal, que se podría traducir en una baja en el valor del surtidor, se verá compensada con el aumento de los impuestos.

Para los provincias petroleras, que cobran regalías de entre 12% y 15% sobre el precio del barril (depende si es producción convencional o no convencional, como la que hay en Vaca Muerta), el precio sostén en un aliciente en este contexto de caída en los ingresos tributarios, aunque no se establezca el valor de 54 dólares por barril que solicitaban.