Denuncian que la CEOPE quiere pagar sólo el 50% de los sueldos

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa cuestionó la decisión de la CEOPE debido a la baja actividad por el plan para frenar el avance del coronavirus.

La CEOPE (Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales) argumenta que ante la situación de crisis está dispuesta a pagar sólo el 50% de los salarios básico. A los que no tengan tareas, se les pagaría una suma no remunerativa. Así lo aseguró el secretario general de Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra.

A este mismo panorama, la CEOPE añade que está tramitando un procedimiento preventivo de crisis para quedar habilitadas sus empresas socias en el Ministerio de Trabajo de la Nación de disponer suspensiones sin goce de remuneración alguna.

“Vamos a rechazarla de plano. Primero porque no se cumplió con un procedimiento de crisis previsto por la ley de trabajo”, cuestionó el secretario general del gremio de base, Guillermo Pereyra. En ese marco, indicó que en un procedimiento de crisis tiene que conformarse una mesa para definir su forma con las cámaras, los gremios y la intervención del gobierno nacional.

En ese mismo contexto, Pereyra consideró que en una eventual negociación de procedimiento preventivo tiene que estar presente el gobierno neuquino como titular de las áreas concesionadas y las pymes regionales, las que siempre terminan perjudicadas al no ser escuchadas en estas grandes mesas de discusión. Este comunicado pone más tensa la situación que tiene un mix de crisis: coronavirus, guerra de precios y la macro argentina.

“Quiero llevarle tranquilidad a nuestros compañeros afiliados: estaremos trabajando todos juntos, con mucha prudencia y, sobre todo, solidaridad para llegar acuerdos con el sector empresarial y sostener las fuentes de trabajo. Esa es nuestra prioridad: que no se caiga ni un sólo puesto de trabajo”, expresó Pereyra en su comunicado tras anoticiarse de la idea de CEOPE.

“Esto se da en un momento de crisis donde cayó absolutamente todo el consumo de petróleo en el mundo, dejaron de volar los aviones, de rodar los automóviles y de producir las fábricas. Y por supuesto que ha caído la demanda y el precio del crudo. No vamos a llegar a ningún acuerdo si no lo hacemos entre todos los que mencioné, especialmente a nuestros compañeros afiliados y delegados”, describió.