Neuquén reiteró su pedido por el “barril criollo”

El Gobierno provincial de Neuquén quiere que el valor no baje de los dólares para mantener los puestos de trabajo y las inversiones en Vaca Muerta.

El gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez volvió a pedir al presidente Alberto Fernández para que se aplique el “barril criollo”. Así lo hizo en una nueva videollamada en la que el tema central fue las medidas para avanzar el avance del coronavirus.

Según informó La Mañana de Neuquén, la posición de Neuquén es que el nuevo valor no debería bajar de 51 dólares. Para fuentes del Gobierno nacional y sectores de la industria, el nuevo valor de referencia se ubicaría en torno a los 46/48 dólares, si bien todavía no hubo pronunciamientos oficiales al respecto.

Además del precio interno del crudo, la provincia viene planteando la necesidad aplicar un nuevo esquema de retenciones atado al precio del barril y la liberación de saldos exportables una vez garantizado el abastecimiento interno.

Para el caso de provincias productoras como Neuquén, se trata de una situación con impacto directo en sus finanzas. La baja en el nivel de producción que se espera para los próximos meses, por la menor demanda interna producto de la cuarentena del grueso de la población, afectará las regalías. El combo fatídico es: a menor producción, menores ingresos en un segmento que en este año iba a implicar el 35% de los recursos que obtendría el Estado provincial.

En ese contexto, el barril de referencia de crudo más alto, se traduciría en la posibilidad de obtener más regalías por la producción. Con ello, las jurisdicciones provinciales podrían contar con un elemento adicional para tener fondos frescos para contrarrestar el actual escenario económico, que las pone contra las cuerdas.

Se trata de un elemento para atenuar ese escenario que ya impuso riesgo para las fuentes de trabajo, un parate en toda la cadena de valor, y la menor recaudación fiscal en una actividad que para Neuquén es parte sustancial de sus finanzas.

La definición se da en medio de un cuadro severo. Hay miles de trabajadores en sus casas por las restricciones definidas para que la pandemia no se propague, también en los campos petroleros. Son cerca de 4000 operarios que en la Cuenca Neuquina trabajan con esquemas de guardias mínimas para garantizar el abastecimiento de la demanda.