CEOPE retiró el avance preventivo de crisis y mañana podrían cerrar un acuerdo

Desde el Sindicato del Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa manifestaron que paritaria nacional estaría a punto de resolverse.

El secretario general de sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, espera que mañana se cierre un acuerdo con la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras (CEOPE).

La paritaria especial nacional comenzó la semana pasada por medio de teleconferencias, pero en realidad la temática del salario y el empleo ya venía discutiéndose desde antes.

“Tuvimos una charla en la que hablamos de todos los puntos, y hoy mismo vamos a tener la propuesta para presentar y ver si el miércoles a las 14 podemos finalizar con un acuerdo”, aseguró Pereyra en diálogo con Diario Río Negro.

“Pedimos que la Ceope se pueda sentar en esta mesa porque sino solo con productoras no podemos arreglar”, indicó Pereyra y recordó que el pedido formal de sumar al sector se plasmó la semana pasada ante el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Además, Pereyra advirtió que “para sentarse a la mesa de negociaciones la CEOPE tenía que desistir del pedido de Procedimientos Preventivos de Crisis que habían presentado y así lo hizo y hoy estamos todos trabajando en la misma línea”.

Hay que recordar que la Cámara había presentado el pedido de Procedimientos Preventivos de Crisis que implican la suspensión de los trabajadores por un plazo acotado pero que, en el actual contexto de cuarentena, se complica para tramitar ante la imposibilidad de asistir personalmente a muchas oficinas.

Las propuestas de los gremios parten del objetivo de base que es evitar los despidos, dado que Pereyra remarcó que “a nivel país hoy hay 60.000 petroleros de los distintos gremios en sus casas”.

En ese sentido detalló que las negociaciones apuntan “a evitar que los trabajadores que están en la casa que pierdan sus trabajos, esperar un tiempo prudencial y si economía se va mejorando y pandemia lo permite, irán progresivamente a trabajar, pero mientras tanto deben recibir un aporte no remunerativo de las empresas y desde el sindicato nos comprometemos a darles la obra social y de farmacia sin que hagan aportes”.

Entre los puntos en debate se encuentra que las empresas abonen los salarios básicos, más algunas viandas y el diferencial por zona. Además se elaboró y presentó un protocolo para cuidar la salud de los trabajadores.

En tanto que un punto no menor en las negociaciones son las empresas pymes del sector y la forma en la que desde las empresas más grandes, ya sean operadoras o de servicios, pueden colaborar para que no dejen de pagar a sus empleados.