Roch analiza suspender toda la producción de petróleo

Es porque ya no puede almacenar crudo. La compañía entrega a Total unos 500 mil metros cúbicos de gas por día más 59 metros cúbicos de petróleo.

Ricardo Chacra, presidente del grupo Roch, explicó que la caída de demanda de crudo ha generado diversos inconvenientes en el mundo. Es que la empresa Total “dejó de recibir crudo nuestro porque tiene la terminal repleta. Los 40 mil metros de petróleo que tiene para bombear están completos y no nos recibe más petróleo. Es decir que los 59 metros que producimos ahora los estamos poniendo donde podemos, pero no vamos a tener mucho tiempo más para ello. YPF en Mendoza también suspendió la recepción de crudo, que hasta ahora la venía recibiendo. Es una situación muy difícil porque, si me cierran todas estas recepciones, almacenaré hasta donde pueda y después tengo que cerrar todo. No se puede producir porque no hay dónde vender ni almacenar. Una vez que llene mi capacidad de almacenaje se me terminó la posibilidad de producir”, manifestó.

La empresa ya se vio forzada a bajar drásticamente la producción y esto tuvo origen en un fenómeno mundial, desde que se desató la pandemia de coronavirus.

“En la Patagonia estamos con restricciones importantes en la demanda, nadie quiere crudo y es muy poco lo que se puede entregar. Las terminales de Caleta Córdoba están completas. Es decir que yo produzco, lo almaceno en mi yacimiento, pero no puedo entregar a Caleta Córdoba porque ya no tienen dónde descargar el crudo. Esto me pasa en Chubut y no puedo bombear a Caleta Córdoba. Por ahora acumulo dentro de mi capacidad de almacenaje, hasta que se me llene y empiezan los problemas”, dijo.

En diálogo con Radio Universidad 93.5, Chacra aseveró que “en Santa Cruz no tenemos más actividades y las adquirió una empresa Noruega. Estamos en Tierra del Fuego, Chubut y Mendoza. En Mendoza todavía YPF nos seguía recibiendo el crudo por un contrato que teníamos, pero esta semana ya no. En Tierra del Fuego tenemos un problema muchísimo más grave: nosotros estábamos con una producción de 800 metros cúbicos por día y entregábamos a Cruz del Sur, pero en el mes de septiembre tuvo un problema con la boya y no ha podido cargar buques. Desde septiembre hasta ahora todavía no han reparado esa boya, por lo cual dejaron de recibir crudo en esa terminal”, repasó de cómo se fue agravando la situación hasta la virtual paralización actual.

“Nosotros hicimos una inversión de más de 6 millones de dólares en cañerías para transportar el crudo a Cruz del Sur desde nuestro yacimiento en San Martín, pero al romperse la boya ese oleoducto no se pudo utilizar. En ese momento se nos ocurrió empezar a exportar crudo a Chile, hicimos un acuerdo con ENAC para que nos reciba el crudo que producíamos, por camiones hasta Gregores, cruzando el Estrecho. Pero apareció el COVID-19 en Chile, cerraron las fronteras y se suspendió la venta de crudo de nuestros yacimientos, con lo cual la producción de 800 metros cúbicos, que ya se había reducido a 500 al no poder entregar a Cruz del Sur, ahora quedó reducida a 59 metros cúbicos por día”, consideró.

“Esos 59 metros cúbicos se estaban mandando a la terminal de Total, que es la única que nos podía recibir, y recibía otra parte de YPF, en Río Cullen, pero solamente nos recibía el crudo liviano. El crudo de 34 grados API, que es más pesado, no lo acepta. Ese es un petróleo de mayor calidad que los crudos muy livianos, pero Total acepta un crudo similar al que ellos producen, que está asociado al gas. No conviene a la provincia ni a nadie suspender la producción de gas, porque la necesita la provincia, por eso Total aceptó recibir ese crudo liviano para no parar la producción de gas que tenemos en Tierra del Fuego. Nosotros estábamos entregando unos 500 mil metros cúbicos de gas por día más 59 metros cúbicos de petróleo”, precisó, si bien desde este lunes se modificó esa situación.