Subió el petróleo con entrega junio y se aguarda reunión de OPEP+ para definir nuevos recortes

Los precios de los futuros a junio del WTI subieron un 18,8% para cerrar en 13,75 dólares, mientras que el tipo Brent el aumento alcanzó 6,4% para concluir en 20,60 dólares.

El precio de petróleo aumentó ayer para los contratos con entrega en junio, en medio de un mercado muy volátil por la caída en la demanda mundial, la falta de almacenamiento y a la espera de la reunión que mañana desarrollarán por teleconferencia, los países productores de hidrocarburos, para definir nuevos recortes a la producción.

Los precios de los futuros a junio de la variedad WTI experimentaron un alza de 18,8% para cerrar en 13,75 dólares, mientras que en el caso del tipo Brent, el aumento alcanzó 6,4% para concluir en 20,60 dólares.

Desde el comienzo del año, Brent ha caído alrededor del 65%, mientras que WTI ha caído alrededor del 75%.

Los inversores esperan con expectativa el encuentro de la OPEP+ en la que podrían definir nuevos recortes aunque todavía Rusia no dio su conformidad de asistencia a la teleconferencia.

Hasta ahora, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y otros productores, un grupo conocido como OPEP+, implementarán un acuerdo para reducir el suministro en un récord de 9.7 millones de barriles por día (bpd) a partir del 1 de mayo.

Pero ese acuerdo, para retirar alrededor del 10% de la oferta mundial, ya aparece como inadecuado debido a que la demanda mundial ha caído casi 30%, debido a la pandemia del coronavirus y en medio de un mercado que no encuentra espacio disponible para el almacenamiento de los excedentes.

Esos recortes parecen pocos para compensar el aumento de los inventarios, que alcanzaron los 518,6 millones de barriles en Estados Unidos la semana pasada, según dijo el Departamento de Energía.

En medio de este panorama, el gobierno de los Estados Unidos, prohibió a la compañía Chevron que perfore o transporte petróleo venezolano, como consecuencia de la presión que ejerce la Casa Blanca sobre el gobierno de Nicolás Maduro a quien acusó de lavado de activos y otros supuestos crímenes.

También Washington ha aplicado prohibiciones a empresas que brindan servicios petroleros como Halliburton y Schlumberger que han reducido significativamente las actividades en Venezuela pero mantienen presencia allí.