Hay 200 empresas mendocinas en alerta por la paralización total de la industria petrolera

Desde la Cámara Mendocina de Empresas de Servicios Petroleros advirtieron que se podría paralizar por completo la producción, que los operarios que están en casa cobrarán el 50% de sus haberes y que las regalías seguirán en el piso.

Con la caída del precio internacional del barril de petróleo y la marcada baja en las ventas producto del aislamiento, el sector petrolero mendocino se encuentra en una situación compleja, ya que la destilería no está recibiendo crudo y sólo procesa el que YPF obtiene. Alejandro Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara Mendocina de Empresas de Servicios Petroleros (CaMESPe), comentó que se podría paralizar por completo la producción, que los operarios que están en casa cobrarán el 50% y que las regalías seguirán en el piso.

En diálogo con Los Andes, Rodríguez aseveró que “jamás la actividad petrolera en Mendoza ha estado con este grado de parálisis y en lo inmediato no se vislumbra ninguna modificación de este status”.

El titular de CaMESPe manifestó que si YPF sigue sin la determinación de no recibir crudo de otras compañías se podría generar una parálisis total de la producción. “Hay una situación de imposibilidad de almacenar crudo. Todo lo que se produce va a un caño que viene todo a Luján, a una planta de almacenaje. Pero hoy, las empresa operadoras y de servicios que trabajan para esas operadoras no tienen cliente”, consideró.

También explicó que el Gobierno de Mendoza verá afectada sus arcas por la caída de sus regalías. “Mendoza creció por el petróleo. Las regalías representaban casi el 50% del presupuesto provincial y llegaron a ser el 80%. Pero hoy escasamente están en 10 o 12%. Y si no hay actividad productiva y encima el precio está depreciado, imagínese lo que significa para las arcas de la provincia. Mendoza está teniendo, producto de la falta de actividad económica en general y del petróleo en particular, severos problemas de sostenimiento del Estado”, detalló.

FUTURO INCIERTO

Rodríguez valoró que los operarios suspendidos cobren el 50% de sus salarios pero advirtió que es difícil que la crisis petrolera cambie en dos meses. “De toda la masa asalariada hay gente que está asignada a una tarea de mantenimiento o de operación que sigue funcionando. Pero son muy pocas. El resto está en su casa porque no hay demanda. Ellos van a percibir un salario de excepción, al que aportan las empresas operadoras y la ANSES, que es de aproximadamente un 50% del sueldo normal de bolsillo. Es un acuerdo por 60 días. Optimista. Pensando que dentro de dos meses va a cambiar el rumbo”, destacó.

“Mendoza tiene un sinnúmero de pozos de producción convencional de gran longevidad, que ya están en proceso de declive. Y si no se desarrolla una actividad distinta, si no hay un cambio de políticas de inversión, seguiremos con en baja. La posibilidad del desarrollo no convencional es fundamental, pero en eso el responsable fundamental es YPF, que es el dueño de casi todas las áreas de exploración y producción. La inversión fundamental en materia de desarrollo productivo está focalizada en Neuquén y necesitamos que venga a Mendoza”, afirmó.