“Nosotros elegimos la calma en el futuro y no la avaricia de la coyuntura”

Así lo aseguró el titular del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa al defender el acuerdo con las compañías para que los trabajadores suspendidos puedan cobrar el 60% de sus haberes hasta el 31 de mayo.

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, realizó un balance de las negociaciones que permitieron un acuerdo con las compañías para que los trabajadores que se encuentran en sus casas puedan cobrar el 60% de sus salarios hasta el 31 de mayo.

Mediante un comunicado, el dirigente gremial cuestionó a la Federación y a los demás sindicatos que se opusieron al acuerdo. “Finalmente, tras acusarnos de impulsar un acuerdo negativo con las empresas del sector hidrocarburífero, los compañeros de los sindicato de Petróleo, Gas y Biocombustibles Privado de Cuyo y los del Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca-La Pampa, terminaron firmando ese mismo acuerdo que impulsamos desde nuestra organización con el fin de mantener las fuentes de trabajo, lo más importante en tiempos de pandemia”, afirmó.

“Esos dirigentes que alzaron el dedo acusador no tuvieron otra opción que mirar la película completa y seguir nuestro ejemplo: priorizar al trabajador y sus familias en lugar de mirar su propio ombligo, pleno léxico tan florido como inútil”, manifestó Pereyra.

“Nos criticaron ferozmente por decir que en tiempos de crisis había que encontrar una salida consensuada”, agregó.

El dirigente gremial consideró que “nosotros marcamos un camino destinado a preservar al trabajador y su futuro. Por suerte así lo entendieron y nos imitaron. Ahora esperamos que puedan también otorgar a sus afiliados al menos la mitad de los beneficios que tenemos en Río Negro, Neuquén y La Pampa”.

“Nos acusaron de tomar decisiones ‘carentes de solidaridad’. Quizás tras recapacitar, puedan mostrar algo de lo que pregonan en estos tiempos de crisis, sino serán, como casi siempre, una cáscara vacía”, sentenció Pereyra y destacó que “nosotros elegimos la calma en el futuro y no la avaricia de la coyuntura. Ojalá puedan seguirnos en esto también”.