“La presente recesión industrial resultará la más larga de los últimos 40 años”

El informe de la FIEL sostiene que la industria se derrumbó un 25,6% interanual en abril y se acumuló una contracción del 7,6% en el primer cuatrimestre.

El Indice de Producción Industrial (IPI) elaborado por la Fundación de Investigaciones Económicas Lationamericanas (FIEL) advirtió que “la presente recesión industrial resultará la más larga de los últimos 40 años”, tras informar que el sector se derrumbó un 25,6% interanual en abril de acuerdo.

De esta manera, en función de los datos recolectados, durante el primer cuatrimestre de 2020 la caída fue del 7,6% en comparación con el mismo período de 2019.

Las bajas más importantes las sufrieron los rubros “Automotores” (-39,4%), “Minerales no metálicos” (-35,1%) y Siderurgia (-24,5%). En el mismo sentido, también sufrieron decilves superiores a la media los sectores de “Cigarrillos” (-21,7%), “Papel y celulosa” (-15,6%) y Metalmecánica (-9,1%).

Por el contrario, las únicas dos industrias que crecieron en los primeros cuatro meses del año fueron la de “Alimentos y Bebidas” y la de “Insumos químicos y plásticos”, con incrementos del 0,7% y del 4,7%, respectivamente.

Según el tipo de bienes, las peores pérdidas se observaron en la producción de bienes de capital (-31,9%) y en la de bienes de consumo durables (-11,7%). En FIEL explicaron que esto se produjo por el freno de la industria automotriz, de maquinaria agrícola y línea blanca.

Paralelamente, agregaron que la producción de alimentos y actividades químicas puntuales evitaron un mayor retroceso entre los bienes de consumo no durables y los de uso intermedio, cuya producción bajó un 6,5% y un 2,3%, respectivamente.

Los últimos datos oficiales de INDEC, correspondientes a marzo, arrojaron una merma del 17% en la industria, con lo cual acumula 22 bajas en los últimos 23 meses.

Mientras tanto, la semana pasada, la consultora Orlando Ferreres advirtió que la industria retrocedió un 27% interanual en abril, el peor registro mensual desde que arrancaron a publicar el indicador del sector. Las causas, evidentes, estuvieron vinculadas, fundamentalmente, a la nula producción de automóviles y electrodomésticos, sumado a una muy baja demanda de acero y a la crisis en el sector de la construcción, que arrastró al consumo de cemento.