Diferencias entre la Federación y petroleros de Neuquén por las declaraciones de Nielsen

El presidente de YPF, Guillermo Nielsen, manifestó su preocupación por la cantidad de empleados de la compañía y recibió el “apoyo” del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa. La FSUPEH advirtió que defenderá los puestos de trabajo y cuestionó a sus pares gremiales.

En la XXIX Conferencia de La Jolla del Institute of the Americas, el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, expresó su preocupación por la cantidad de empleados de la compañía y aunque aclaró luego que no habrá despidos en la compañía, generó una polémica con el sindicato de Petroleros que comanda Antonio Cassia, que salió a cruzarlo con dureza.

Nielsen explicó que el crecimiento del nivel de deuda sobre la producción total se quintuplicó en una década en la que, paralelamente, la cantidad de empleados por barril producido trepó también más de un 112%.

“En 2010 había 21 personas por barril producido, mientras que en 2019 llegó a 44,6”, dijo el titular de la petrolera estatal que tiene hoy cerca de 20.000 empleados. En tanto, en alusión a la deuda, sostuvo que el ratio sobre la producción total era de 3,4 en 2011 y que actualmente es de 15.

Quién validó las declaraciones de Nielsen fue Guillermo Pereyra, el titular del sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, quien, en declaraciones al mismo medio, afirmó que “sobra gente”.

Sin embargo, la Federación de Sindicatos Unidos de Petróleo e Hidrocarburíferos (FSUPEH) se pronunció en contra de una eventual reducción de personal en la compañía y afirmó que la petrolera es “un vector de crecimiento imprescindible para el futuro del país, dado que su principal capital es su gente”.

Además, advirtió que “los trabajadores sabrán defender contundentemente sus fuentes” laborales.

“Ver el destino de la principal empresa industrial del país desde una óptica no operativa seguramente lleve a decisiones que ya hemos visto fracasar muchas veces en YPF es mucho más que una caja financiera”, dijo en un comunicado el gremio que preside Antonio Cassia.

“Es, tomado de las palabras del propio CEO, Sergio Afronti, un vector de crecimiento imprescindible para el futuro del país, dado que su principal capital es su gente”, aseveró la entidad sindical.

La FSUPEH enfatizó que “cuando todas las empresas privadas huyen y despiden gente sin aplicar las abultadas ganancias que obtuvieron durante años, YPF y sus trabajadores siguen siendo quienes ponen el pecho para que no detenga la actividad. Si algo ha sobrado en la industria son contratistas parasitarias de nuestros recursos naturales”.

Agregó, en referencia a cualquier cambio interno en el sector laboral de la empresa, que ello “debe hacerse en una mesa de diálogo y no por los medios o en organismos que poco saben de nuestra realidad, sin tomar en cuenta la terrible situación que pasamos todos y cada uno de los argentinos en tiempos de Pandemia”.

El gremio de Cassia advirtió además que “los trabajadores sabrán defender contundentemente sus fuentes de trabajo”.