Menna cuestionó que el “barril criollo” responde al lobby neuquino

El diputado nacional apuntó contra Vista y cuestionó que la medida no toma en cuenta al petróleo Escalante y que no resolverá la crisis en Chubut.

“El decreto del barril criollo no resuelve la grave crisis del sector que padece Chubut. Por esa razón y por su dudosa legalidad lo observamos en la última sesión de la Comisión Bicameral de Decreto de Necesidad y Urgencia”. Así el diputado nacional por Chubut, Gustavo Menna, cuestionó a la medida que establece que el precio del barril en Argentina se cotice a 45 dólares.

El legislador del Interbloque UCR-Juntos por el Cambio aseguró que el “barril criollo” solo responde a un lobby por parte de Neuquén y de la operadora Vista, conducida por Miguel Galuccio. “Solo se le asigna un precio sostén al crudo tipo Medanito, que es el que se produce en Neuquén, y no se toma en consideración el tipo Escalante, el de la Cuenca del Golfo San Jorge”, criticó.

Menna detalló que “ninguna refinadora está aceptando pagar el sobreprecio. Además, el sacrificio de pagar la diferencia para alcanzar los 45 dólares los terminará aportando el consumidor, es decir quien compra nafta y gasoil, que sigue pagando el mismo precio por los combustibles que cuando el barril estaba a 68 dólares”.

“Esta solución, consistente en cargar sobre los consumidores el reconocimiento de un precio ficticio a favor de las empresas productoras de petróleo vulnera el deber que tienen las autoridades públicas de proveer a la protección de los derechos de los primeros en la relación de consumo”, cuestionó.

El artículo 2 del DNU 488 sostiene que las empresas productoras deberán sostener los contratos existentes a fines de 2019 con las empresas productoras de servicios y la planta de trabajadores”. Para Menna, esto implica ignora lo que ocurre en el sector porque en el mercado laboral de los hidrocarburos, “la mayoría de las relaciones de trabajo no se dan con las productoras sino con las empresas contratistas”.

“La mayoría de los empleados petroleros dependen de las empresas contratistas, esas mismas empresas que no están contempladas para los beneficios del precio sostén y, muy por el contrario, han debido soportar muchas de ellas las decisiones de sus-pensiones contractuales por parte de YPF”, criticó.

El legislador chubutense consideró que lo único positivo del “barril criollo” es que se exime el pago de retenciones cuando el barril cotiza por debajo 45 dólares. Sin embargo, Menna aseveró que “esa medida debió aprobarse por ley, ya que la materia tributaria no puede legislarse por DNU o decretos delegados. Además, una ley da previsibilidad a una actividad que necesita marcos normativos estables para sus planes de inversión, y evita que constantemente se cambien las reglas de juego poniendo y sacando derechos de exportación”.