La monoboya de San Sebastián estará operativa en la segunda quincena de agosto

El secretario de Hidrocarburos de Tierra del Fuego, Alejandro Aguirre, explicó finalizó la tarea submarina y solo restan los trabajados en superficie.

“Han concluido los trabajos principales, que eran los submarinos, y ahora queda el montaje de las mangueras de superficie, más una válvula de seguridad para evitar los derrames de la manguera. Si las condiciones climáticas son favorables, terminada la segunda quincena de agosto va a estar operativa la monoboya”, aseguró el secretario de Hidrocarburos de Tierra del Fuego, Alejandro Aguirre sobre los avances en la reparación de la monoboya de San Sebastián, que estaba rota desde septiembre del año pasado y afectó la salida de la producción de petróleo de Roch e YPF.

En diálogo con Radio Provincia, el funcionario fueguino aseveró que “hemos tenido un impacto muy fuerte en regalías. La producción de gas sale de la provincia a través de los gasoductos, pero la producción de petróleo sale en barco. Hay dos monoboyas, una que tuvo la rotura en septiembre del año pasado y está operando en la bahía San Sebastián, cerca del paso fronterizo; y tenemos otra en Cullen, pero el crudo que se exporta de Cullen es de otras condiciones, asociado al gas, y esa emulsión se separa en superficie. El petróleo es más liviano, casi como una gasolina, y es el que se exporta por Cullen. El petróleo más pesado se exportaba a través de la monoboya de San Sebastián”, explicó.

Luego de la rotura “se tuvo que empezar a sacar por camión. Esos camiones iban a Santa Cruz en algunos casos, pero la gran mayoría iba a dos plantas de Chile. Hay que tener en cuenta que un barco carga 30 mil metros cúbicos y un camión carga 30. Esa cantidad de camiones empezó a circular por la ruta, pero a partir del 23 de marzo, que hubo brotes de coronavirus en una planta de Chile, se cerró la salida de este crudo. Luego hubo una baja de la demanda por la cuarentena en todo el país, que hizo que cerraran las refinerías del país, y directamente no se sacó más petróleo ni por camión. Solamente quedó operativa la monoboya de Cullen”, señaló.

“Roch e YPF fueron las afectadas por la rotura de la monoboya de San Sebastián y pudieron sacar volúmenes de crudo liviano, para no afectar la producción de gas, y ahora estamos a la espera de que la monoboya empiece a estar operativa para reactivar muchos yacimientos de crudo que quedaron parados. Todo esto impactó en la producción y por supuesto en las regalías”, subrayó el funcionario.

UNA BAJA DEL 65%

Consultado acerca de cuánto se perdió en estos meses por no contar con la monoboya, dijo que comparando “el pico de producción entre el mes más alto del año pasado y el más bajo que tuvimos, hubo una baja del 65% de la producción de petróleo. En el gas hay diferencias pero son menores, del 5%, del 10% en algunos casos. El gas es más estable porque depende de la demanda en el continente. Si bien hubo una cuarentena estricta en todo el país y esto hizo que el consumo residencial aumentara, también el consumo bajó en la industria”, observó.

“Esta baja del 65% de la producción afectó las regalías y se puede ver en la página de AREF el impacto que hubo, que fue importante. Cuando empezó este problema empezamos a monitorear los despachos de planta Orión, que es una concesión de YPF autorizada por el Estado nacional, para empezar a articular prioridades con YPF en caso de que hubiera algún desabastecimiento, pero se vio notoriamente entre un 80 y un 90% la caída del consumo a partir de la cuarentena”, expuso.

“Nosotros estamos terminando un trabajo con este tipo de estadísticas, que vamos a publicar, para poder ver cómo fueron los picos diarios. El día que se anunció la cuarentena se llegó al pico del despacho de combustible, porque toda la gente fue a cargar y eso perduró dos días, pero al día siguiente se planchó al 90% el despacho y se mantuvo muchos días así, por efecto de la cuarentena. Se dio una situación de acopio porque ya no hubo consumo. Lo mismo ocurrió con el combustible para aviones y para los barcos, que automáticamente mermaron”, destacó Aguirre.