Legisladores santacruceños piden sanciones para Sinopec

Es a partir de la amenaza de despidos a 400 trabajadores del sector, daño ambiental y falta de mantenimiento en yacimientos de la zona norte provincial. Piden que el Ejecutivo Provincial aplique multas y sanciones.

La Legislatura de Santa Cruz manifestó su preocupación sobre el desempeño de la empresa petrolera SINOPEC, que opera en la zona norte de Santa Cruz, a instancias del diputado por el Pueblo de Las Heras, Hernán Elorrieta, con la sanción de dos Resoluciones de su autoría.

De esta manera, en primer lugar, se solicitó al Gobierno de Santa Cruz, a través de la Secretaria Estado de Ambiente y el Instituto de Energía de Santa Cruz, un “informe detallado de los derrames ocasionados por la empresa Sinopec, que realiza operaciones en los yacimientos Piedra Clavada, Tres Picos y Meseta Espinosa”, a la vez que requieren a la Autoridad de Aplicación en materia ambiental “sancione y multe a los infractores de las normas de protección ambiental que afecten negativamente la salud humana, animal o vegetal o deterioren bienes públicos o privados”.

Por otro lado, y también con relación al desempeño de esta empresa petrolera en Santa Cruz, la Legislatura Provincial repudió “el accionar cobarde y especulativo de la operadora Sinopec en despedir a 400 trabajadores”, a la que vez que exigieron intervención al Poder Ejecutivo, a través de los ministerios de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y de la Producción, Comercio e Industria, como así también del Instituto de Energía de Santa Cruz.

De esta manera, el diputado del Frente de Todos sostuvo que “en su afán desmesurado de potenciar al máximo su rentabilidad, la operadora de bandera china desconoce riesgos, obligaciones y derechos laborales, lo que genera pérdida de recursos, baja de reservas y una profunda y peligrosa afectación ambiental que en muchas zonas se está volviendo irreversible”.

Asimismo, Elorrieta consideró que “la operadora no invierte y despide a trabajadores que deberían realizar el mantenimiento y la remediación de pozos y tubos de traspaso”, a partir de lo cual “el proceso de corrosión y los fallos en los equipos se traducen en serios problemas de contaminación que no son atendidos como dictan los protocolos de seguridad”.