Saesa compró una central térmica en Brasil que importará gas de Vaca Muerta

Central Térmica Uruguaiana (CTU) está inactiva desde 2015 y pertenecía a AES y al Banco Nacional de Brasil. Su puesta en marcha permitiría el ingreso de 100 millones de dólares por año a la Argentina

La compañía informó que este proyecto permitirá exportar desde la Argentina recurso energéticos excedentes de la demanda local, ingresar divisas, agregar valor y mayor competitividad al aplanar la curva de demanda de gas.

La CT Uruguaiana es un unidad de ciclo combinado ubicado en un predio de 42 hectáreas en Rio Grande Do Sul, equipada con dos turbinas a gas y un generador de vapor de recuperación de calor, lo que le permite una capacidad total de 640 Mw y utiliza hasta 2,5 Millones de m3 de gas natural por día.

Sobre una superficie total de 42 hectáreas, de las cuales 8 hectáreas componen el área de conservación forestal obligatoria, la planta de la Central Térmica Uruguaiana funciona integrada al sistema energético argentino, ofreciendo una solución competitiva para las necesidades eléctricas del sur de Brasil, y eventualmente, el Noreste Argentino.

“CTU representa la oportunidad de generar exportaciones e ingresar divisas potencialmente por más de 100 millones de dólares al año y aplanar la curva de demanda de gas argentino capturando excedentes de verano. Todo ello fomenta inversiones en producción y transporte de gas, siempre priorizando las necesidades internas” afirmó Juan Bosch, presidente de Saesa.

Estas exportaciones, explicó serán “la clave para asegurar energía competitiva a los argentinos, trabajo, valor agregado y desarrollo sustentable”.

“El nuevo paradigma nos impulsa a adaptarnos y crecer, nuestro país tiene buena energía para compartir con el mundo. Hoy el desafío es sumar demanda y mercados dispuestos a comprar excedentes energéticos argentinos en condiciones seguras y eficientes”,

“Apostamos a saltar nuestras fronteras y desarrollar mercados interesados en soluciones y productos energéticos argentinos que sean confiables y económicamente atractivos”, agregó el directivo al anunciar la operación.

La región de Rio Grande Do Sul (cuya capital es Porto Alegre), debido a la baja hidraulicidad, se ve afectada durante los meses cálidos, período en que Argentina tiene excedentes de gas natural en verano, por lo que puede ofrecer una solución competitiva y segura que le ayuda a fortalecer su sistema gasífero,

“Colocar esos remanentes de gas es clave para aplanar la curva de demanda y optimizar costos y procesos de la producción argentina”, afirma Bosch.

La exportación de ese gas natural excedente se hará por una red de gasoductos existente, que conectan los yacimientos argentinos (como Vaca Muerta) con la Central Térmica Uruguaiana en el sur de Brasil.

Sin inversiones en nueva infraestructura, “Argentina puede colocar gas natural excedente generando producción, trabajo y valor”, sostiene Bosch.