Vaca Muerta: el gremio no firmará un acuerdo global para los trabajadores suspendidos

La conciliación obligatoria no permitió encontrar un acuerdo entre el sindicato y las empresas petroleras.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa y las empresas petroleras no arribaron a un acuerdo en la conciliación obligatoria dictaminada por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

El gremio pide una suba del 16,2%, pendiente de la paritaria 2019 y las petroleras plantean una mayor productividad en las áreas como una condición en las cuencas petroleras de todo el país.

Al mismo tiempo, las empresas expresaron su intención de reeditar el acuerdo para miles de trabajadores de la Cuenca Neuquina que aún permanecen en sus casas cobrando sueldos parciales.

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, advirtió que “no vamos a firmar un 223 global (por el artículo de la Ley de Contrato de Trabajo), vamos a hacerlo con aquellas empresas que tienen equipos parados. Lo hemos dicho muy bien, la provincia y la cuenca está produciendo, estamos en 160 mil barriles diarios de crudo”.

Según informó La Mañana de Neuquén, el dirigente gremial manifestó que “no hay motivos para seguir con las guardias mínimas; no hubo ningún tipo de acuerdo”.

Al referirse a los frentes irresueltos dentro de la negociación, que también incluye a los sindicatos petroleros y refinadores de todas las cuencas productoras del país, Pereyra sostuvo que las empresas “aún deben el 16,2% de incremento del 2019 que fue homologado por el ministerio de Trabajo de la Nación”.

Se trata del tramo de la discusión en la que el sindicato reclama una cláusula gatillo por mayor inflación desde el cierre de la paritaria anterior. Es una actualización salarial vinculada a la escalada inflacionaria dese el último acuerdo.

La próxima reunión será el jueves y si no se llega a un acuerdo podría habilitarse una instancia de negociación de cinco días hábiles adicionales.