El petróleo sube por expectativas de medidas financieras de Estados Unidos

El Brent aumentó más del 1% debido al optimismo de los mercados ante la sanción de un nuevo paquete de estímulo fiscal y financiero en los Estados Unidos.

El precio del barril de petróleo subió ayer más del 1%, llevado al alza por el optimismo de los mercados ante la sanción de un nuevo paquete de estímulo fiscal y financiero en los Estados Unidos.

El barril de la variedad WTI subió 0,9% para cerrar en 40,60 mientras que el tipo Brent aumentó 1,3% para pactarse en 42,50 dólares.

Los inversores apostaron por las compras con la esperanza de que pronto se apruebe un nuevo paquete de estímulo económico en el Congreso.

Un acuerdo entre los demócratas y los republicanos en torno de las ayudas parece estar elevando las expectativas de que la perspectiva de la demanda (de petróleo) será un poco mejor.

Al mismo tiempo, la evolución favorable en los ensayos con nuevas vacunas apunta a una contención de la pandemia para los próximos meses.

Este lunes, además, los inversores asimilaban las previsiones de una recuperación lenta en el mercado petrolero emitidas tanto por el ministerio de energía ruso como por uno de los grupos inversores más conocidos, Vitol Group.

Del lado de la oferta se espera más exportación de Irán y Libia pese a los esfuerzos de la OPEP y sus aliados por limitar la producción, y ese suministro extra no es algo que el mercado hubiera tenido en cuenta.

En tanto, las petroleras estadounidenses Devon Energy y WPX Energy han acordado una fusión de iguales en la que esperan crear “un productor no convencional líder en Estados Unidos”, valorado en unos 12.000 millones de dólares, según anunciaron ambas firmas.

La firma resultante, que llevará el nombre de Devon Energy, contará con una superficie de 400.000 hectáreas netas en la Cuenca de Delaware, un área geográfica que abarca zonas del suroeste de Nuevo México y el oeste de Texas y que forma parte de la Cuenca Pérmica, al sur de Estados Unidos.

La transacción “crea uno de los mayores productores no convencionales de petróleo en Estados Unidos, con una producción de 277.000 barriles diarios”, de la cual cerca del 60 % provendrá de la Cuenca de Delaware, donde tendrá 17 plataformas de extracción y un “inventario de oportunidades de alto rendimiento” que puede durar años, según el comunicado de ambas compañías.