En la cuarentena solo se perforaron cuatro pozos en Vaca Muerta

En abril se perforó un pozo mientras que entre mayo y junio se realizaron tres perforaciones más.

La cuarentena establecida por el COVID-19 generó complicaciones en Vaca Muerta provocando que miles de trabajadores fueran suspendidos y que las pymes de servicios tengan enormes dificultades financieras.

Según informó La Mañana de Neuquén, un informe de la Dirección de Estadísticas de Neuquén sobre los indicadores hidrocarburíferos durante la pandemia y el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) establece que en abril solo se perforó un pozo en las áreas hidrocarburíferas mientras que entre mayo y junio, apenas se sumaron tres pozos más.

“Las características de la actividad hacen que este descenso en el nivel de perforaciones no tenga un impacto inmediato en el nivel de producción, pero la recuperación es apenas incipiente al cierre del trimestre”, detalla el documento.

Este combo implicó un cese de la actividad que recién por estos días empieza a tener un nuevo horizonte, con la preparación de 7000 operarios para su vuelta al yacimiento y la movilización de más equipos de perforación y sets de fractura. En septiembre, según datos de NCS Multistage, se logró el número más alto de etapas de fractura de estos meses de pandemia, con 325.

Comparando en metros perforados, resulta que el segundo trimestre de 2020 registró variaciones negativas de 96,4% y 93,9% en relación al mismo período del año anterior y al trimestre inmediato anterior respectivamente. Los metros perforados este año alcanzan los 1,3 millones de metros -para darle una magnitud, es algo más que los 1,1 kilómetros de Neuquén a Buenos Aires.